Tokio 2020 se plantea la opción de admitir espectadores extranjeros en los Juegos Olímpicos, con varias restricciones.