Zlatan Ibrahimovic celebra uno de sus dos goles al Cagliari. Foto: Reuters