LatinUs

Mbappé reaparece en casa y con un doblete le da el primer triunfo a Luis Enrique al frente del PSG

Mbappé doblete triunfo PSG
Mbappé celebra con Asensio, autor del primer gol. (Foto: EFE).
El PSG logró su primer triunfo con Luis Enrique, con una actuación redonda de Kylian Mbappé, quien marcó un doblete para el 3-1 ante Lens.

EFE.- Ya tiene Luis Enrique su primer triunfo con el PSG, resuelto por la efectividad de Marco Asensio, la pegada de Kylian Mbappé, con un doblete en su reaparición en el Parque de los Prícipes, y dos acciones colectivas plenas de vitalidad, velocidad y talento, originadas por Vitinha, aún demasiado esporádicas y aún lejos de la mejor versión del campeón francés, ganador incontestable, en cualquier caso, en su duelo de este sábado contra el último subcampeón, el Lens, al que superó por 3-1.

Ya no hay caso Mbappé, al menos sobre el terreno. Ya es titular en el bloque de Luis Enrique, como también lo es Dembélé. Es el vértigo que necesita el equipo parisino, sumado a la facilidad goleadora de Asensio, al desborde de Vitinha, desequilibrante en el regate, en el giro y en la conducción. Reunidos los cuatro, la vida es más fácil para el creciente PSG.

Mientras asume la nueva identidad de Luis Enrique, aún en construcción, todavía lejos de todo lo que quiere el entrenador, el PSG vive del ingenio individual. Cuando se combina es imparable. Los goles, el hecho más preciado e irrebatible del fútbol, fueron el ejemplo perfecto de todo lo que posee en su plantilla el equipo parisino, aún por reafirmar.

VENTAJA

El 1-0 fue de Marco Asensio. La definición incontestable del internacional español, que controló, se perfiló y marcó con la izquierda, como si fuera lo más sencillo del mundo, fue la culminación de la acción de Vitinha, que desbordó a todos en cuanto conectó en una pared en su campo con Mbappé y avanzó hasta el borde del área a toda velocidad.

No lo consiguió el PSG hasta el borde del descanso. Antes, presionado y trompicado por el acecho sobre su salida de balón del Lens, insistente y resistente, había sido un equipo insustancial. En un ritmo lento, que le sienta fatal, es un conjunto imcomprensible. Cuando activa su rapidez, cuando corre Dembélé, cuando aparece Mbappé, es un ciclón expresivo.

El problema es que no ocurre tanto como debería. No sucede casi. En el primer tiempo, en el gol y en dos momentos más, esporádicos. En los dos, el remate final fue de Mbappé. En los dos, el pase fue de Dembélé. El primero lo repelió el portero Samba, con el pie. El segundo, con una media chilena, lo despejó la defensa en su recorrido hacia la red.

EXPLOSIÓN

La siguiente ocasión que lo repitió marcó el 2-0, en el comienzo de la segunda parte. De nuevo, una asociación veloz. De Lucas Hernández a Vitinha. De Vitinha a Lucas Hernández. Y, finalmente, a la llegada de Mbappé, que culminó todo con un derechazo imparableal borde del área. Lo celebró con efusividad. Abrió los brazos, saltó y los cruzó, antes de ser abrazado por todos sus compañeros, entre la sonrisa en el banquillo de Luis Enrique. Partido resuelto.

También puedes leer…

Edson Álvarez se luce en su primer juego como titular en la Premier League y el West Ham sorprende con triunfo sobre el Brighton

Tras su doblete, apuntó Mbappé al 3-0, frustrado por Samba, como Wahi, en su debut con el Lens, amenazó con debatir el triunfo del PSG con un tiro solventado por Donnarumma. Ya en el tiempo añadido, el delantero francés amplió su cuenta personal y la victoria, con su segundo gol del encuentro: un remate dentro del área que chocó en dos defensores. El 3-1, en la última jugada del choque, fue de Morgan Guilavogui, tras golpear en Skriniar.

Comparte esta nota