“La vida de Mike Pence peligró; estuvo a sólo 12 metros de la turba que invadió el Capitolio”, asegura comité

pence-asalto-capitolio-trump-efe
Foto: EFE

El comité de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio aprovechó su audiencia pública este jueves para centrarse en la presión que el entonces presidente Donald Trump ejerció sobre su vicepresidente, Mike Pence, para retrasar o rechazar la certificación de la victoria electoral de Joe Biden el pasado enero 6 de enero de 2021.

El comité está tratando de mostrar cómo esa presión incitó a una multitud enfurecida a sitiar el Capitolio ese día, poniendo en peligro la vida de los congresistas ahí reunidos, así como la del vicepresidente Pence.

Te puede interesar: Trump sabía que el plan del abogado Eastman para revocar las elecciones era ilegal, según comité

Pence, que presidía la certificación en el papel ceremonial tradicional del vicepresidente, no cedió. Declaró a Biden como el próximo presidente temprano a la mañana siguiente, después de que se reanudó la sesión del Congreso y los alborotadores fueron absueltos.

Los legisladores del panel de nueve miembros y los testigos que testificaron en la audiencia describieron que la decisión de Pence evitó una crisis constitucional.

Greg Jacob, un abogado de Pence, indicó que el vicepresidente lo convocó por primera vez a su oficina del ala oeste a principios de diciembre de 2020 para buscar claridad sobre su papel en la certificación de resultados de las elecciones.

Pero Jacob dijo que estaba claro para el vicepresidente que los padres fundadores del país no tenían la intención de empoderar a ninguna persona, incluso a una que se postulara para un cargo público, para interferir o modificar los resultados de las elecciones.

“Y nuestra revisión del texto, la historia, y francamente, el sentido común, confirman el primer instinto de Pence en ese punto, no hay una base justificable para concluir que el vicepresidente tiene ese tipo de autoridad”, dijo Jacob.

Te puede interesar: Mayra Flores gana la elección especial en Texas y se convierte en la primera mexicana en ingresar al Congreso de EU

Pese a ello, en las próximas semanas Pence se vería presionado para invalidar la victoria de Biden y encontrar una manera de mantener a Trump en el poder. Si bien muchos asesores de la Casa Blanca dejaron en claro que no estaban de acuerdo con el esquema, un profesor de Derecho conservador llamado John Eastman tenía cada vez más influencia sobre Trump.

Eastman escribió varios memorandos en los que sugería que Pence podía rechazar a los electores o simplemente declarar a Trump ganador.

En un testimonio en video, el exjefe de gabinete de Pence, Marc Short, dijo que el vicepresidente le dijo a Trump “muchas veces” que no estaba de acuerdo con el esquema. Pero Trump mantuvo la presión de todos modos.

En la mañana del 6 de enero, mientras Pence emitía una declaración pública en la que dejaba en claro que certificaría los resultados legítimos de las elecciones, Trump le dijo a miles de sus seguidores frente a la Casa Blanca que esperaba que Pence reconsiderara. El comité mostró un video de ese mitin en el que Trump dijo que si Pence no lo hacía, “no me agradará tanto”.

Durante y después del discurso, los partidarios de Trump marcharon hacia el Capitolio y se centraron en Pence. El panel mostró un video de los alborotadores amenazando con violencia al vicepresidente si se negaba a detener la victoria de Biden.

Te puede interesar: EU coloca alerta roja de viaje a Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas para sus ciudadanos

En un video, un partidario de Trump dijo que había escuchado informes de que Pence había “cedido”, y si lo hacía, iban a arrastrar a “políticos por las calles”.

Cuando Pence evacuó el Senado y se escondió en el Capitolio, los alborotadores frente al edificio gritaron “¡sáquenlo!”. Se construyó una horca falsa en el National Mall, y la gente que irrumpía en el edificio gritaba “¡Cuelguen a Mike Pence!, ¡Cuelguen a Mike Pence!”.

El representante de Mississippi, Bennie Thompson, presidente del panel, dijo que cuando Mike Pence dejó en claro que no cedería ante el plan de Donald Trump, “Donald Trump azuzó a la turba contra él”.

Cuando irrumpieron los alborotadores, Pence evacuó apresuradamente su puesto de presidente del Senado. El representante por California, Pete Aguilar, un demócrata del comité que dirigió la audiencia del jueves, le dijo a Jacob que el vicepresidente estuvo en un momento del asalto a sólo 12 metros (40 pies) de los alborotadores.

Jacob, que estaba con Pence en ese momento, dijo que habían “escuchado el estruendo” de la turba violenta mientras evacuaban, pero que no sabía que estaban tan cerca.

Te puede interesar: Fiscales solicitan presentar en el juicio contra García Luna audio en el que habló de amenazar a testigos en su contra

El comité también mostró fotos nunca antes vistas de Pence después de haber evacuado a un lugar seguro en el Capitolio, incluida una foto en la que estaba leyendo uno de los tuits de Trump.

Jacob explicó que el político rechazó escapar en un vehículo, porque “no quería que el mundo viera al vicepresidente de Estados Unidos huyendo del Capitolio, estaba resuelto a completar el trabajo fijado para ese día, que era su obligación constitucional”.

En los videos proyectados en la audiencia, aparecieron varios testigos interrogados en el pasado por el comité, entre ellos la hija y exasesora de Trump, Ivanka Trump, que declararon que el entonces presidente mantuvo una conversación telefónica con Pence en la mañana del 6 de enero.

Ivanka Trump describió esa llamada como una conversación “bastante acalorada” y dijo que su padre empleó un tono de voz distinto al utilizado con Pence veces anteriores, mientras que un asistente personal del mandatario, Nick Luna, recordó oír a Trump llamar al vicepresidente “pelele” y “debilucho”.

Con información de EFE y AP

Comparte esta nota

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox"]