LatinUs

Facebook: la caída, la crisis, el dinero, la seguridad

Usuarios reportan también fallas en TikTok y Telegram tras caída de redes de Facebook
Foto: Cuartoscuro

“Solía trabajar en Facebook. Me uní a la compañía porque creo en su potencial de sacar lo mejor de nosotros. Comparezco hoy ante ustedes para afirmar que sus productos dañan a la infancia, avivan la división, debilitan nuestra democracia y mucho más”, la sentencia de Frances Haugen era lapidaria.

La exempleada de la famosa compañía de redes, que acumula 3 mil 500 millones de usuarios en todo el planeta, revelaba así ante el Congreso de Estados Unidos lo que a su parecer era el privilegio de la empresa por el dinero por encima de la seguridad de los usuarios, en especial menores de edad.

Te puede interesar: Exempleada de Facebook alerta al Congreso de EU que la red social promueve la polarización

“Quienes gestionan la empresa conocen cómo hacer que Facebook e Instagram sean más seguros, pero no lo harán. (…). Es urgente que el Congreso actúe. Esta crisis no se resolverá de otro modo”, decía Haugen ante los integrantes de la subcomisión para la Protección del Consumidor y la Seguridad de los Datos.

En el programa 60 minutos del domingo tres de octubre se revelaba la identidad de esa mujer que había puesto bajo el banquillo la aparente indolencia de Facebook y que ya había ido soltando en probaditas en el diario The Wall Street Journal.

Medios, políticos, usuarios decían ¿qué tanto sabe esa mujer y quién es? Haugen, de 37 años, fue Gerente de Producto en el Equipo de Integridad Civil de Facebook, el departamento responsable de frenar la desinformación y las fake news sobre política estadounidense.

La compañía disolvió ese equipo en diciembre de 2020. Semanas más tarde tuvieron lugar los altercados violentos del seis de junio en el Capitolio de Washington. Haugen dimitió en abril de 2021 y pidió ayuda a Whistleblower Aid, una organización sin ánimo de lucro que ayuda legalmente a las personas que deciden denunciar a empresas o instituciones sospechosas de actividades ilegales.

Desde entonces, Haugen filtró decenas de miles de páginas de documentos de Facebook y se comprometió a testificar en el congreso.

Además, la mujer ya presentó ocho quejas ante la SEC (La comisión de comercio encargada de regular la manipulación del mercado) en las que alega que Facebook miente sistemáticamente a sus accionistas sobre sus productos.

Puedes leer: Zuckerberg pierde casi 6 mil mdd por la caída de Facebook y pide “perdón por la interrupción de hoy”

Tras su discurso ante los congresistas, la empresa desacreditó los dichos de Haugen en la cuenta de Twitter del vocero Andy Stone.

También el tono fue doloso: “Ella no trabajaba en la parte encargada de la seguridad de la infancia o en Instagram; ni siquiera se desempeñó en esos asuntos en Facebook y carece de conocimiento directo sobre el tema”.

El lunes 4 de octubre, Facebook, Instagram y WhatsApp sufrían la peor caída desde 2008. A nivel mundial permanecieron inaccesibles por casi seis horas.

El daño no fue sólo a los usuarios, las acciones de la empresa se desplomaron un 5% y su fundador, Mark Zuckerberg, perdió casi 7 mil millones de dólares en pocas horas.

La causa de la falla fue poco clara, la compañía se disculpó por “cualquier inconveniencia” causada a los usuarios y que se había debido a “problemas en el enrutamiento del tráfico” entre sus centros de datos.

Sin embargo, detrás de la crisis hay decenas de factores que sacan a luz una serie de problemáticas y discusiones sobre los inconvenientes de las redes sociales.

Haugen fue tajante y estas son algunas de las apreciaciones sobre la plataforma para el análisis: “Está diseñada para aprovechar las emociones negativas para mantener a las personas conectadas a la red social.

Su argumento procede del hecho de que  Facebook sabe que las personas vulnerables se ven afectadas por sus sistemas, “desde los niños que son susceptibles de sentirse mal con su cuerpo por culpa de Instagram hasta los adultos que están más expuestos a la desinformación después de enviudar, divorciarse o experimentar otras formas de aislamiento como mudarse a una nueva ciudad”.

En pocas palabras, se culpa a la red de efectos secundarios que afectan las decisiones personales. Facebook ha ampliado el efecto de los algoritmos para provocar mayor interacción, “mantienen a la gente en sus sitios por más tiempo. Tienes sesiones más largas, te metes más seguido y eso les genera más dinero”, explicó Haugen.

Según la exempleada, “hacer cambios que reduzcan la difusión de información errónea y otros contenidos nocivos no requeriría de reinventar por completo las redes sociales. Uno de los cambios más sencillos podría ser simplemente organizar las publicaciones en orden cronológico en lugar de dejar que las computadoras hagan predicciones de lo que la gente quiere ver con base en qué tanta interacción, buena o mala, podrían atraer”.

Hechos para juzgar de primera mano


  • Un estudio interno de Facebook revela que la red social solo logra identificar entre un 3 y un 5% del contenido de odio, y apenas un 1% del contenido que incita a la violencia.
  • Según documentos filtrados por Haugen, la compañía sabe que el 1.5% de las niñas asegura que ver Instagram empeora sus ideas de suicidio. El 17% acepta que la red social en imágenes empeora sus desórdenes alimenticios.
  • Si usas Facebook desde otro país distinto de Estados Unidos es muy probable que te sometas a contenidos falsos con mucha más frecuencia, por la barrera del idioma. “Cada nuevo idioma cuesta más dinero, pero para menos clientes potenciales”, explica Haugen.
  • Facebook elige mostrarte cosas que te pongan de mal humor. La razón es que los contenidos negativos generan más interacciones, y las interacciones es lo que la empresa usa para generar ingresos.
  • El Congreso de Estados Unidos publicó un informe en 2020 en el que afirmaba que Google, Facebook, Apple y Amazon tienen “poder de monopolio”, es decir, tienen el poder de frenar cualquier nueva competencia en su terreno de juego.

Con información de agencias

Comparte esta nota