Migrante Neisa Ortega denuncia que fue violada por agentes fronterizos de EU

Un vehículo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Foto: EFE.

EFE.- Neisa Ortega, una migrante legal de Estados Unidos, alega haber sufrido violación y abuso sexual por parte de agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) durante las inspecciones corporales invasivas a las que fue sometida y en las que fue separada de su hija adolescente.

“No hubo razones de migración para la detención y las autoridades tampoco han explicado por qué fue detenida e inspeccionada”, dijo a EFE la abogada Arielle Sharma, que presentó la demanda por abuso sexual ante el Tribunal Federal para el Distrito de Massachusetts.

Lee aquí: Otorgarán visas especiales a estudiantes latinos que denunciaron abuso sexual en Denver

Según la demanda, a partir abril de 2019, los agentes de CBP “han agredido y degradado a Ortega repetidas veces, penetrando físicamente su vagina con los dedos en tres ocasiones diferentes” en el Aeropuerto Logan de Boston, cuando la mujer retornaba de visitas familiares en la República Dominicana.

Estas detenciones e inspecciones corporales invasivas, que incurrieron en violación, ocurrieron “a pesar de que nada sospechoso y mucho menos criminal se encontró en su persona o su equipaje”, añadió la defensa.

La demandante afirma que fue detenida e inspeccionada corporalmente otra vez por la Patrulla Fronteriza en septiembre de 2019 y en agosto de 2020, y que en el curso de esas inspecciones las autoridades no encontraron contrabando.

En el curso de las inspecciones los agentes separaron a Ortega de su hija de 14 años de edad “por horas, durante las cuales a ninguna de las dos se le dio información sobre el paradero de la otra”, indicó la demanda. “La experiencia fue traumática y deshumanizante para Ortega y su hija”.

Puedes leer: Migrantes del campamento El Chaparral, en Tijuana, reciben vacuna contra la Covid-19

Sharma aseguró que estas acciones son “un abuso de poder impresionante” y aseveró que “el CBP violó y traumatizó repetidas veces a una mujer inocente y a su hija”.

“Demasiado a menudo las mujeres de color son sometidas a un escrutinio excesivo y la inspección invasiva”, añadió. “Este tratamiento discriminatorio debe terminar”.

“Vemos que las mujeres de color en todo el país, como Ortega, se resisten con valor a la pauta inquietante de inspecciones corporales invasivas por parte de CBP, y exigen que la agencia rinda cuentas por su conducta ilegal e inconstitucional”, señaló Reena Parikh, directora de la Clínica de Derechos Civiles y abogada que también representa a la demandante.

Comparte esta nota