Policía y ejército frenan caravana de migrantes en Guatemala

Policía y ejército frenan caravana migrante en Guatemala
Foto: Reuters

AP.- La desesperación de los alrededor de mil migrantes hondureños que se dirigen a pie a Estados Unidos aumentó el viernes al encontrarse con un retén de la policía y el ejército en el norte de Guatemala que les impedía continuar su ruta.

Pocas veces desde 2018 una caravana de migrantes ha tenido unas perspectivas tan desalentadoras. El presidente de Guatemala los ve como un riesgo de contagio en plena pandemia de coronavirus y ha prometido deportarlos. Su homólogo mexicano cree que la marcha es un complot para influir en las elecciones de Estados Unidos. Y la recién formada tormenta tropical ‘Gamma’ amenaza con arrojar lluvias torrenciales sobre su previsible ruta por el sur de México.

Lee también: Guardia Nacional blinda frontera con Guatemala; migrantes de la caravana regresan por miedo a ir a prisión

El temor a una confrontación aumentó cuando más de 100 soldados y policías guatemaltecos frenaron el avance de los migrantes, que estaban cada vez más frustrados por la falta de comida y avances luego de caminar cientos de kilómetros desde Honduras a principios de semana.

Las voces de los migrantes se oyeron en la autopista rural, pidiendo a las autoridades que les dejaran pasar o les dieran comida.

Al caer la noche, la migrante hondureña Paola Díaz extendió una manta a un lado de la carretera y le puso el pijama a sus hijos de 4 y 6 años con la esperanza de que pudieran dormir un rato.

Díaz decidió unirse a la caravana junto con su esposo, Alejando Vásquez, de 23 años, porque su salario como mecánico no les alcanzaba para comprar comida para los niños.

Te puede interesar: AMLO cree que caravana de migrantes busca influir en elecciones de EU

“En un principio me quería regresar pero se han abierto puertas que pienso que me van a permitir avanzar”, dijo reconociendo que teme por sus hijos si hay un enfrentamiento.

Algunos migrantes asumieron roles improvisados de liderazgo para tratar de dialogar con las fuerzas de seguridad.

“Es que no nos pueden negar el derecho de seguir (…) Díganle a sus jefes que nos den una oportunidad”, dijo un hombre, que no se identificó, a un policía. El agente respondió que los migrantes habían ingresado al país de forma ilegal y que tenían orden de regresarlos a Honduras o de, al menos, no dejarles avanzar hacia la frontera con México.

Las autoridades migratorias guatemaltecas señalaron que algunas de las 2 mil personas que integraban inicialmente la caravana habían accedido a regresar a Honduras. Los demás se dividieron en dos rutas: unos viajaron al norte hacia Petén, donde estaba el retén, y otros tomaron autobuses al oeste hacia la capital, la Ciudad de Guatemala.

Lee aquí: La pandemia de Covid-19 destruyó un tercio de los empleos en Latinoamérica, advierte la OIT

Algunos consiguieron que vehículos que pasaban por la carretera les llevaran durante algunos kilómetros. Wilmer Chávez, de 35 años, se acomodó con su silla de ruedas en la caja de un camión gracias a la ayuda de otros migrantes

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sugirió el viernes que la caravana de aproximadamente 2 mil personas que partió de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, pudo haber estado organizada teniendo en cuenta la política estadounidense.

“Creo tiene que ver con la elección en Estados Unidos“, manifestó López Obrador. “No tengo todos los elementos, pero hay indicios de que esto se armó con ese propósito. No sé en beneficio de quién, pero no nos estamos chupando el dedo, falta un mes”.

La agencia de migración guatemalteca indicó el viernes que 108 migrantes habían aceptado el retorno voluntario y que 25 menores no acompañados quedaron bajo la tutela de los servicios sociales.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota