Aficionados salieron a festejar a las calles de Los Ángeles, donde LeBron James sugirió celebrar el título de Dodgers.