Lionel Messi celebra uno de sus cuatro goles ante Eibar. (Foto: EFE)