Aunque dio resultado positivo a COVID-19, Justin Turner, de los Dodgers, salió a cargar el trofeo de campeón.