Carlos Gómez Arrieta, extitular de la Policía Federal, es acusado por torturar a una persona para obligarlo a firmar una confesión sobre el caso Ayotzinapa.