Con un gobierno “inepto” e inactivo ante la variante Delta, sólo queda vacunarnos, dice Anaya