El Reino Unido aislado por temor a la nueva cepa