La pandemia obliga a Italia a luchar contra su pasado fascista