Un exministro de Salud confirma las presiones de Bolsonaro por la cloroquina