Diana Trujillo, la directora de vuelo del Perseverance, que ya se convirtió en inspiración