El 8 de enero Irán atacó bases estadunidenses en Irak.