Estudio de UNESCO muestra que 10 bosques emiten más dióxido de carbono del que absorben