“¿Quién es ese señor?”, la duda de migrantes al ver a Adán Augusto

adan-augusto-veracruz
Foto: José Gerardo Mejía

Por José Gerardo Mejía

Con mochila al hombro y en vuelo comercial, Adán Augusto López Hernández se trasladó este sábado de la Ciudad de México a Minatitlán, Veracruz, para seguir sus actividades proselitistas como aspirante presidencial.

López Hernández abordó el vuelo 2528 de Aeroméxico para ocupar el asiento 6A, acompañado de una persona, para posteriormente desplazarse por tierra al municipio de Matías Romero, Oaxaca.

Te puede interesar: “Estoy lista para recibir la estafeta de la transformación”, responde Sheinbaum a AMLO

El extitular de la Secretaría de Gobernación hizo fila como un pasajero más, lo que varios usuarios aprovecharon para tomarse selfies y sostener un breve diálogo con el morenista.

Al ver esto, dos mujeres que abordaron la misma aeronave preguntaron “¿quién es ese señor?. “Debe ser del PRI”, respondió otro viajero.

“Es Adán Augusto López”, dijo una persona más a las dos mujeres originarias de Veracruz, quiénes radican en Los Ángeles, California, desde hace 15 años.

Las connacionales son dos de los más de 30 millones de migrantes que no cuentan con credencial para votar.

“No, no es porque tengamos problemas para hacerlo, solamente no nos interesa”, comentó Mariana, quien nació en Coatzacoalcos, Veracruz.

Te puede interesar: Monreal dice sentirse como en su primera campaña, cuando pensaron que no ganaría

Este fin de semana, Adán Augusto López Hernández irá a varios municipios de Oaxaca para promover sus aspiraciones de ganar la candidatura presidencial por Morena.

Luego de que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de Nación echaron abajo el plan B electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador, el extitular de Gobernación aseguró que el fallo afectará a los migrantes porque sólo un 1% cuenta con credencial para votar con fotografía.

Cuando el avión tocó tierra, unos cien simpatizantes recibieron a Adán Augusto con música de tambores, una botarga con su efigie y grandes peroles con tamales, mientras él saludó casi sin detenerse, aunque dejó atrás el anonimato.

Foto: José Gerardo Mejía

Comparte esta nota