LatinUs

A tres años de un tiroteo en Walmart de El Paso, activistas advierten que la tragedia puede repetirse

Foto: EFE

EFE.- Con la advertencia de que tragedias similares pueden volver a ocurrir, líderes comunitarios, grupos religiosos y de derechos humanos recordaron este miércoles en El Paso, Texas a las víctimas de la matanza del 3 de agosto de 2019 en esa ciudad, siendo el peor ataque racista contra la comunidad latina cometido en Estados Unidos.

Las 23 víctimas fatales de la matanza ocurrida en una tienda Walmart de El Paso fueron recordadas hoy en un evento convocado por la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR) en el que se subrayó que el ataque no fue un hecho al azar.

También lee: Robert Crimo se declara no culpable por 117 cargos relacionados con el tiroteo en Highland Park

“Lo que pasó ese día fue un ataque racista motivado por el supremacismo blanco”, dijo Fernando García, director de BNHR, y alertó que “esto puede volver a pasar”.

Aseguró que, al igual que sucedió con la administración de Donald Trump (2017-2021), el estado de Texas mantiene actualmente una agenda antimigrante y su gobernador Greg Abbott alienta la idea de que existe “una invasión” a Estados Unidos, consigna citada en un manifiesto del tirador de El Paso, identificado como Patrick Crusius.

El atacante supuestamente “quería matar el mayor número de mexicanos” y viajó mil 48 kilómetros hasta la ciudad fronteriza para cometer el ataque. En total, 22 de las 23 personas fallecidas eran de origen latino, 8 las cuales eran mexicanos.

En su oportunidad, David Stout, comisionado del condado de El Paso, dijo hoy durante el acto de conmemoración que el tirador “creía cosas que no son verdad”.

Te puede interesar: La hermana de Nikolas Cruz, autor de la matanza de Parkland, quiere testificar en el juicio

“Nosotros sabemos de dónde viene y quién está diciendo esas mentiras”, resaltó; añadió que el gobernador Abbott y otros políticos “están tomando como objetivo a la comunidad más vulnerable”.

Los asistentes al evento también apuntaron el dedo hacia las leyes que permiten la compra de armas en el país y en el estado de Texas, y señalaron que Crusius compró legalmente un rifle semiautomático.

Los activistas señalaron que los tiradores de Buffalo, Uvalde y Highland Park este año también pudieron comprar legalmente rifles semiautomáticos para realizar sus ataques.

La líder de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, recordó hoy en un comunicado a las víctimas y pidió renovar “nuestra determinación de erradicar la violencia de odio dondequiera que aparezca”.

Entérate: Pentágono eliminó mensajes de texto de altos mandos antes de que Trump dejara la presidencia, reportan medios

El juicio federal contra Crusius fue programado para comenzar el 8 de enero de 2024 en El Paso.

El tirador está acusado de más de 90 cargos, que incluyen 23 cargos de delitos de odio con resultado de muerte, 23 delitos de odio que involucran un intento de matar y 45 cargos de disparar un arma de fuego en relación con delitos de odio.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, también recordó esta matanza y escribió en su cuenta de Twitter que recordaba este día como una “horrible tragedia”, mandando sus condolencias a los familiares de las víctimas. “Todos debemos permanecer unidos contra el odio y la violencia”, señaló.

Comparte esta nota