LatinUs

Familias enfrentan escasez de fórmula para bebés tras el cierre de fábrica de Abbott

Foto: AP.

AP.- Padres de familia de Estados Unidos hacen lo posible para encontrar fórmula para bebés porque las interrupciones en el suministro y un retiro de seguridad masivo han eliminado a muchas marcas líderes de los estantes de las tiendas.

Los meses de escasez puntual en farmacias y supermercados se han visto exacerbados por el retiro del mercado de Abbott, que se vio obligada a cerrar su planta de fabricación de fórmulas más grande del país en febrero debido a problemas de contaminación.

Lee también: Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EU, propone agilizar los procesos migratorios para mitigar la escasez laboral

Mientras que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jenn Psaki, dijo que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) estaba “trabajando día y noche para abordar cualquier posible escasez”.

Por su parte la FDA dijo que estaba trabajando con los fabricantes estadounidenses para aumentar su producción y simplificar el papeleo para permitir más importaciones.

Por ahora, los pediatras y trabajadores de la salud están instando a los padres que no pueden encontrar fórmula a que se comuniquen con bancos de alimentos o consultorios médicos. Advierten contra diluir la fórmula para estirar los suministros o usar recetas caseras en línea.

“Para los bebés que no están siendo amamantados, esto es lo único que comen”, dijo el Dr. Steven Abrams, de la Universidad de Texas, Austin. “Por lo tanto, debe tener toda su nutrición y, además, debe estar preparado adecuadamente para que sea seguro para los bebés más pequeños”.

Te puede interesar: “Veto de Donald Trump en Twitter fue una tontería en extremo”, asegura Elon Musk; considera revertir la medida

Laura Stewart, una madre de tres hijos de 52 años que vive justo al norte de Springfield, Missouri, ha estado luchando durante varias semanas para encontrar fórmula para su hija de 10 meses, Riley.

Riley normalmente obtiene una marca de Similac de Abbott diseñada para niños con estómagos sensibles. El mes pasado, en cambio, usó cuatro marcas diferentes.

“Ella escupe más. Ella es más irritable. Por lo general, es una niña muy feliz”, dijo Stewart. “Cuando tiene la fórmula adecuada, no regurgita. Ella está perfectamente bien.

Como muchos estadounidenses, Stewart depende de WIC, un programa federal similar a los cupones de alimentos que sirve a madres e hijos, para pagar la fórmula de su hija. El retiro de Abbott eliminó muchas marcas cubiertas por WIC, aunque el programa ahora permite sustituciones.

Entérate: Biden afirma que la inflación será su prioridad y acusa a republicanos “impulsores de la agenda MAGA” de frenar sus políticas económicas

A nivel nacional, alrededor del 40% de las grandes tiendas minoristas están agotadas, frente al 31% a mediados de abril, según Datasembly, una firma de análisis de datos. Más de la mitad de los estados del país están experimentando tasas de falta de existencias entre 40% y 50%, según la firma, que recopila datos de 11 mil ubicaciones.

La fórmula para bebés es particularmente vulnerable a las interrupciones porque solo unas pocas empresas representan casi todo el suministro del país.

Los ejecutivos de la industria dicen que las restricciones comenzaron el año pasado cuando la pandemia de Covid-19 provocó interrupciones en los ingredientes, la mano de obra y el transporte. Los suministros se redujeron aún más por el almacenamiento de los padres durante los cierres.

Luego, en febrero, Abbott retiró varias marcas importantes y cerró su fábrica de Sturgis, Michigan, cuando los funcionarios federales concluyeron que cuatro bebés sufrieron infecciones bacterianas después de consumir fórmula de la instalación.

Te puede interesar: Subsecretario de Estado de EU realizará visita de dos días a México para discutir la estrategia contra el tráfico de fentanilo

Cuando los inspectores de la FDA visitaron la planta en marzo, encontraron protocolos de seguridad laxos y rastros de la bacteria en varias superficies. Sin embargo, ninguna de las cepas bacterianas coincidía con las recolectadas de los bebés, y la FDA no ha ofrecido una explicación de cómo ocurrió la contaminación.

Por su parte Abbott, con sede en Chicago, dijo que está aumentando la producción en sus otras instalaciones para llenar el vacío, incluida la fórmula de envío aéreo desde una planta en Irlanda.

La escasez es especialmente peligrosa para los bebés que requieren fórmulas especiales debido a alergias alimentarias, problemas digestivos y otras condiciones.

“Desafortunadamente, muchas de esas fórmulas muy especializadas solo se fabrican en los Estados Unidos en la fábrica que tuvo el retiro, y eso causó un gran problema para una cantidad relativamente pequeña de bebés”, dijo Abrams.

Puedes leer: Hay un riesgo serio de que se prohíba el aborto en EU con el fallo de la Corte Suprema, advierte la Casa Blanca

Después de escuchar las preocupaciones de los padres, la FDA dijo el mes pasado que Abbott podría comenzar a lanzar algunas fórmulas especiales no afectadas por los retiros “caso por caso”. La empresa los está proporcionando de forma gratuita, en coordinación con médicos y hospitales.

Los defensores de la seguridad alimentaria dicen que la FDA tomó la decisión correcta al lanzar la fórmula, pero que los padres deben hablar con sus pediatras antes de usarla.

“Todavía hay cierto riesgo por la fórmula porque sabemos que hay problemas en la planta y la FDA no ha identificado una causa raíz”, dijo Sarah Sorscher del Centro para la Ciencia en el Interés Público. “Pero vale la pena liberarlo porque estos bebés podrían morir sin él”.

La FDA dijo que la Abbott todavía está trabajando “para rectificar los hallazgos relacionados con los procesos, procedimientos y condiciones”. Otros fabricantes de fórmulas infantiles están “cumpliendo o excediendo los niveles de capacidad para satisfacer la demanda actual”, dijo la agencia.

Te puede interesar: Escasez de mano de obra de migrantes eleva precios de productos y servicios en EU

Entre otros pasos, la FDA dijo que estaba renunciando a la aplicación de problemas menores de etiquetado de productos para aumentar la disponibilidad de productos estadounidenses e importados.

Comparte esta nota