LatinUs

Afganistán atraviesa el Ramadán más difícil por la hambruna que dejó la llegada de los talibanes: Save the Children

ramadán afganistán save the children
Foto: Shutterstock

EFE.- El mes sagrado de Ramadán se ha convertido en uno de los más difíciles que ha vivido hasta ahora Afganistán, en medio de la crisis alimentaria que sufre la nación desde la llegada de los talibanes al poder, el pasado agosto, dijo este martes la organización humanitaria Save the Children.

Se trata de la peor hambruna en Afganistán desde que se tienen registros, dijo la ONG en un comunicado, que provocará que la mitad de la población de este país de casi 40 millones de habitantes pase hambre este año, especialmente los niños.

Lee también: Estado Islámico llama a sus seguidores a aprovechar la atención en el conflicto de Ucrania para realizar ataques en Europa

La falta de alimentos se hace más evidente durante el actual periodo de Ramadán, tradicionalmente considerado un tiempo de celebración para las familias musulmanas, que rompen el largo ayuno con una cena copiosa.

“Este año el Ramadán es diferente para muchas familias en Afganistán. Al final de un día de ayuno, las familias solían comer juntas en una comida llamada Iftar, en la que se compartían varios platos. Sin embargo, los padres y madres nos confiesan que están angustiados por no ofrecer esta habitual comida a sus hijos e hijas”, explicó el director de Save the Children Afganistán, Chris Nyamandi.

“A veces solo comen pan después de haber ayunado más de 12 horas”, lamentó.

“Incluso antes del Ramadán, muchas familias tenían dificultades para ofrecer tres comidas al día a sus hijos e hijas y se han visto obligadas a saltarse comidas, reducir el tamaño de las raciones o eliminar de su dieta alimentos nutritivos como la fruta y la verdura”, precisó Nyamandi.

Te recomendamos: Talibanes imponen prohibiciones a las mujeres, como hace 20 años, en Afganistán

Esta situación de miseria fuerza a que muchas familias tengan que mandar a sus hijos a trabajar, continuó la organización, para que en algunos casos tan solo consigan “0.72 dólares al día cargando las bolsas de la gente”.

La toma de Kabul por parte de los talibanes, el pasado 15 de agosto, y las consecuentes sanciones económicas adoptadas por la comunidad internacional no han dejado de mermar el día a día de miles de afganos, sumidos en una profunda crisis económica y humanitaria.

Comparte esta nota