LatinUs

FMI revisa a la baja el crecimiento económico de Latinoamérica

FMI revisa a la baja crecimiento para Latinoamérica
Foto: Shutterstock.

AP.- Las economías de América Latina y el Caribe están perdiendo fuerza después de una fuerte recuperación en 2021 y los gobiernos necesitarán combinar políticas estructurales y de combate a la inflación para reanimar el crecimiento, informó el lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tras una fuerte caída del 6.9% en 2020, el crecimiento regional se fortaleció y alcanzó el 6.8% en 2021, alentado por el crecimiento económico de socios comerciales, precios más altos de materias primas y condiciones financieras externas favorables.

También lee: FMI recorta de 4 a 2.8% la previsión de crecimiento económico para México en 2022

Para el 2022, el FMI espera que el Producto Bruto Interno (PIB) regional caiga al 2.4%, una previsión inferior a la del 3% que había pronosticado en octubre de 2021.

“Una desaceleración es inevitable” mientras los países vuelven a los niveles de PBI que tenían antes de la pandemia, indicó el Fondo en un blog publicado el lunes bajo la firma de Ilan Goldfajn, el director del departamento del Hemisferio Occidental, y otros dos expertos.

Los pronósticos a la baja del FMI coinciden con los del Banco Mundial, que hace algunas semanas anticipó que la actividad económica regional podría disminuir a un 2.6% este año y a un 2.7% en 2023.

Para el FMI en el 2023 la economía de Latinoamérica crecerá un 2,6%.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en tanto, ha expresado que la mayor parte de los países de la región no retomarán el crecimiento sino hasta 2025. De acuerdo con CEPAL, será la región del mundo con mayor desaceleración este año, con un crecimiento del 2.1 %, un tercio de lo que creció en 2021.

Te puede interesar: Argentina aprobará nuevo acuerdo económico del staff del FMI antes de presentarlo al Congreso

El FMI señaló que la caída de la actividad económica refleja también otros desafíos, entre ellos un crecimiento más pausado en China y Estados Unidos, la persistencia de interrupciones en los suministros, condiciones monetarias y financieras más ajustadas y el surgimiento de la variante ómicron de la Covid-19.

En algunas de las economías más importantes de la región —como Brasil, Chile, Colombia, México y Perú— los precios crecieron cerca del 8.3% en 2021, el alza más pronunciada de los últimos 15 años e incluso más fuerte que en otras economías emergentes.

Las expectativas inflacionarias a largo plazo permanecen relativamente razonables, dijo el FMI, lo que refleja la confianza en las políticas monetarias para regresar los indicadores a las metas trazadas. Pero en el corto plazo, las expectativas son altas lo que sugiere la necesidad de una continua vigilancia y más acciones de los bancos centrales en algunos países, consideró.

“Si el alza inflacionaria amenaza con descarrilar las expectativas inflacionarias, los bancos centrales tendrán que aumentar más las tasas de interés” para demostrar que continúa el compromiso con las metas trazadas y evitar mayores incrementos de precios, dijo el FMI.

Lee aquí: FMI renueva la línea de crédito de México por 50 mil millones de dólares por 2 años más

Por otra parte, la incertidumbre existente sobre el desarrollo de la pandemia continúa empañando la recuperación económica mundial y de Latinoamérica y el Caribe, y con varias elecciones en el horizonte, los gobiernos deberán atender los riesgos de descontento social e inequidad, indicó el organismo.

Los países deberán también garantizar la sustentabilidad de las finanzas públicas, agregó el FMI.

Comparte esta nota