LatinUs

Erupción del Tonga fue tan fuerte que hizo que la atmósfera sonara como una campana, revelan expertos

Marea alta por erupción del volcán en Tonga genera un derrame de petróleo en Lima
Foto: AP

Reuters.- La erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai alcanzó un punto culminante el 15 de enero de 2022. Su rápida liberación de energía impulsó un tsunami oceánico que causó daños en lugares tan lejanos como la costa oeste de Estados Unidos, pero también generó ondas de presión en la atmósfera que se extendieron rápidamente por todo el mundo.

El patrón de ondas atmosféricas cerca de la erupción era bastante complicado, pero a miles de kilómetros de distancia apareció como un frente de onda aislado que viajaba horizontalmente a más de mil 46 kilómetros por hora a medida que se extendía hacia el exterior.

Entérate: Llegan a Tonga tres vuelos con agua y equipos de telecomunicaciones provenientes de Australia

James Garvin, científico jefe del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, dijo que la agencia espacial estimó que la explosión fue de alrededor de 10 megatones de TNT, unas 500 veces más poderosa que la bomba lanzada sobre Hiroshima, Japón, durante la Segunda Guerra Mundial. Desde los satélites que observaban con sensores infrarrojos, la ola parecía una onda similar a la producida al dejar caer una piedra en un estanque.

El pulso se registró como perturbaciones en la presión atmosférica que duraron varios minutos mientras se movía sobre América del Norte, India, Europa y muchos otros lugares del mundo. En línea, las personas siguieron el progreso del pulso en tiempo real, mientras los observadores publicaban sus anotaciones barométricas en las redes sociales. La ola se propagó por todo el mundo y regresó en unas 35 horas.

La expansión del frente de onda de la erupción de Tonga fue un ejemplo particularmente espectacular del fenómeno de propagación global de ondas atmosféricas, que se ha visto después de otros eventos explosivos históricos, incluidas las pruebas nucleares.

Esta erupción fue tan poderosa que hizo que la atmósfera sonara como una campana, aunque a una frecuencia demasiado baja para escuchar. Es un fenómeno teorizado por primera vez hace más de 200 años.

Te puede interesar: Llegan a Tonga los primeros aviones con ayuda humanitaria tras retiro de ceniza del aeropuerto

La primera onda de presión de este tipo que atrajo la atención científica fue producida por la gran erupción del monte Krakatoa en Indonesia en 1883.

El pulso de la onda Krakatoa se detectó en observaciones barométricas en lugares de todo el mundo. La comunicación era más lenta en esos días, por supuesto, pero en unos pocos años, los científicos combinaron las diversas observaciones individuales y pudieron trazar en un mapa mundial la propagación del frente de presión en las horas y días posteriores a la erupción.

El frente de onda viajó hacia afuera desde Krakatoa y se observó haciendo al menos tres viajes completos alrededor del mundo. La Royal Society de Londres publicó una serie de mapas que ilustran la propagación del frente de onda en un famoso informe de 1888 sobre la erupción.

Las ondas vistas después del Krakatoa o la reciente erupción de Tonga son sonoras de muy baja frecuencia. La propagación ocurre cuando los cambios de presión locales producen una fuerza en el aire adyacente, que luego se acelera, provocando una expansión o compresión con los cambios de presión que la acompañan, lo que a su vez empuja al aire más lejos a lo largo de la trayectoria de la onda.

Lee también: Derrame petrolero tras la erupción volcánica en Tonga afectó 21 playas en Perú

En nuestra experiencia normal con ondas de sonido de alta frecuencia, esperamos que el sonido viaje en línea recta, por ejemplo, desde un cohete de fuegos artificiales que explota directamente al oído del espectador en el suelo. Pero estos pulsos de presión global tienen la peculiaridad de propagarse solo horizontalmente y, por lo tanto, doblarse a medida que siguen la curvatura de la Tierra.

Hace más de 200 años, el matemático, físico y astrónomo francés Pierre-Simon de Laplace predijo tal comportamiento.

Laplace basó su teoría en las ecuaciones físicas que gobiernan los movimientos atmosféricos a escala global. Predijo que debería haber una clase de movimientos en la atmósfera que se propagan rápidamente pero abrazan la superficie de la Tierra. Laplace demostró que las fuerzas de la gravedad y la flotabilidad atmosférica favorecen los movimientos horizontales del aire en relación con los movimientos verticales del aire, y un efecto es permitir que algunas ondas atmosféricas sigan la curvatura de la Tierra.

Durante la mayor parte del siglo XIX, esto parecía una idea un tanto abstracta. Pero los datos de presión después de la erupción del Krakatoa en 1883 mostraron de manera dramática que Laplace estaba en lo correcto y que estos movimientos que abrazan la Tierra pueden ser excitados y se propagarán a enormes distancias.

Te recomendamos: Países latinoamericanos activan alerta en costas ante riesgo por erupción volcánica en Tonga

La comprensión de este comportamiento se utiliza hoy en día para detectar explosiones nucleares lejanas. Pero las implicaciones completas de la teoría de Laplace para la vibración de fondo de la atmósfera global se han confirmado recientemente.

Una erupción que hace sonar la atmósfera como una campana es una manifestación del fenómeno que teorizó Laplace. El mismo fenómeno también está presente como vibraciones globales de la atmósfera.

Estas oscilaciones globales, análogas al chapoteo del agua de un lado a otro en una bañera, se han detectado recientemente de manera concluyente.

Las ondas pueden conectar la atmósfera rápidamente en todo el globo, como las ondas que se propagan a través de un instrumento musical, como una cuerda de violín, una piel de tambor o una campana de metal. La atmósfera puede “resonar” y lo hace en un conjunto de distintas frecuencias.

Puede interesarte: Volcán marítimo en Tonga entra en erupción; activan alerta de tsunami en costa oeste de EU

Estas oscilaciones atmosféricas globales son de una frecuencia demasiado baja para escucharlas, pero son excitadas continuamente por todos los demás movimientos en la atmósfera, proporcionando una “música de fondo” muy suave pero persistente a las fluctuaciones climáticas más dramáticas en nuestra atmósfera.

El trabajo de Laplace fue un primer paso en el camino hacia nuestro moderno pronóstico del tiempo por computadora.

Comparte esta nota