LatinUs

La comandante suprema

La comandante suprema
Foto: Shutterstock

Por Enrique Pons Franco

¿Está México preparado para tener una mujer al frente de la presidencia de la república? La respuesta es obvia, por supuesto que sí, desde siempre. En Latinoamérica ya ha habido varias presidentas. La primera, Violeta Barrios (Nicaragua, 1990); seguida por Mireya Moscoso (Panamá, 1999); después Michelle Bachelet (Chile, 2006); Cristina Fernández (Argentina, 2007); Laura Chinchilla (Costa Rica, 2010) y Dilma Rousseff (Brasil, 2011). Ahora bien, para el caso mexicano, por las particularidades de nuestro diseño legislativo, quien ostenta el cargo de presidente de la república también ostenta el de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, el cual es ejercido por sí, o por conducto del secretario de la Defensa Nacional. Sobre esto quiero reflexionar hoy contigo.

Si bien dentro de la sociedad civil mexicana es poco probable que exista resistencia social, ideológica e incluso religiosa respecto que una mujer ocupe la presidencia de la república, no estoy tan seguro de que acontezca lo mismo en el ámbito militar, en especial, cuando dicho cargo conllevaría ser la Comandante Suprema de las Fuerzas Armadas. Por principio de cuentas, en nuestro país jamás una mujer ha sido titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedema). Otro dato que resalta es que, a diferencia de otras legislaciones federales, y de la propia Constitución (el artículo 52 distingue entre diputadas o diputados, o el 115, entre Presidente o Presidenta Municipal), en las que poco a poco, se ha incluido en lenguaje de género, en la legislación militar los cargos y mandos aún se mencionan en masculino (Comandante en Jefe, General, etc). Si bien puedes estar de acuerdo o no con el uso del lenguaje de género en las leyes y sus complejidades lingüísticas o gramaticales, es claro que esa tendencia aún no ha alcanzado a la normativa castrense. 

Te podría interesar: Cuentas congeladas, “factureras” y el SAT: lo que viene

Ahora bien, yendo más a fondo sobre el tema, te has preguntado ¿por qué no hay mujeres al frente de la Sedena?, la respuesta puede ser “porque no han querido”. Sin embargo, el análisis es un poco más complejo y, de hecho, es poco probable que en los próximos doce años pueda haber una mujer como titular de esa dependencia estratégica. Lo anterior, porque la Ley Orgánica del Ejercito y Fuerza Aérea dispone que su Alto Mando lo ejercerá el secretario de la Defensa Nacional, el cual será un General de División del Ejército. Previo a que alguien llegue a ser General de División, debe haber ocupado el rango de General de Brigada y previo a ello, General Brigadier. Actualmente en México no hay ninguna mujer con el rango de General de División, pero hay 45 hombres con dicho rango.

De igual forma, solamente hay una mujer en activo con el rango de General de Brigada, frente a 174 hombres; solamente 3 mujeres con rango de General Brigadier, contra 318 hombres. Dicho de otra forma, la posibilidad que una mujer pueda desplazar a un hombre para ascender al rango inmediato anterior de General Secretario (General de División), es menor del 1%, pues para ello tendría primero que superar a los 174 hombres restantes generales de brigada, para estar en posibilidad de ser la primera General de División. Casi imposible.


Fuente: https://www.gob.mx/sedena/acciones-y-programas/preguntas-frecuentes-del-observatorio-para-la-igualdad-entre-mujeres-y-hombres-en-el-ejercito-y-fuerza-aerea-mexicanos?state=published

Lo anterior no quiere decir de forma alguna que exista una restricción legal para que una mujer ocupe determinada posición dentro de la escala de rangos militares; sin embargo, tomando en consideración que las primeras mujeres con el rango de general brigadier o brigada llegaron apenas hace dos años, y la Sedena surgió en 1937, aún falta mucho tiempo para poder ver casos como los de Estados Unidos (Christine Wormuth, 2021) o España (Carmen Chacón, 2008) donde mujeres han ocupado dichas carteras gubernamentales, aunado al hecho que las mujeres que actualmente pudieran ascender a General de División no provienen de las escuelas de guerra, sino de las escuelas de medicina y hasta la fecha no se tiene registro de un General Secretario con formación de médico, es decir, tienen formación militar de origen. 

También lee: ¿Vigilancia SAT-elital para el 2022?

Así, mientras llega el momento de ver a una Comandante Suprema, nos leemos la próxima semana. Te espero en twitter como @enrique_pons y en FB como como https://www.facebook.com/Enriqueponsfranco.

Comparte esta nota

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox"]