Se enciende la llama olímpica rumbo a los Juegos de Invierno de Beijing 2022

La llama olímpica se enciende en una ceremonia a puerta cerrada. (foto: @Beijing2022).
En las ruinas de Olimpia se encendió la llama olímpica para los Juegos de invierno de Beijing 2022 que iniciarán el 4 de febrero.

EFE.- La llama olímpica de los Juegos de Invierno Beijing 2022 se encendió en las ruinas de Olimpia, en una ceremonia sin público y tan solo en presencia de algunas autoridades, en cumplimiento de la normativa sanitaria griega por la pandemia de la covid-19.

Por ese mismo motivo, el recorrido tradicional de la antorcha por toda Grecia que tradicionalmente dura varios días y pasa por una serie de sitios arqueológicos, no se celebrará este año y su entrega al país anfitrión se celebrará este martes, en el Estadio Panatinaico de Atenas, donde se celebraron los primeros Juegos Olímpicos contemporáneos, en 1896.

El acto que, tras varios días de intensas lluvias pudo celebrarse a pleno sol, comenzó con la izada de las banderas olímpica, griega y china, seguido por los tres himnos. La justa de invierno se celebrará del 4 al 20 de febrero.

Te puede interesar…

Ale Orozco, medallista en Juegos Olímpicos, gana el Premio al Mérito Deportivo Jalisco 2021

Entre las contadas autoridades que asistieron hoy a la ceremonia figuran la presidenta de Grecia, Katerina Sakelaropulu, y el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach.

El vicepresidente del comité olímpico chino, Yu Zaiqing, aseguró que Beijing podrá ofrecer unos juegos “seguros” a pesar de la pandemia y destacó que la llama ha sido siempre la luz de la solidaridad y la amistad entre los pueblos.

EL MENSAJE DE BACH

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, lanzó un mensaje velado a los críticos de los Juegos de Beijing y recalcó que las olimpiadas siempre han sido “universales” y han estado “por encima todas las diferencias que nos dividen”. “Unen a la humanidad en toda nuestra diversidad” y en un mundo donde la desconfianza ha aumentado, ha tendido puentes en lugar de erigir muros.

Los Juegos siempre tienen que estar por encima de todos los conflictos…en un terreno político neutral, solo así pueden estar por encima de las diferencias políticas que hubo en la antigüedad y siguen existiendo”, subrayó el presidente del COI.

Bach afirmó que es necesaria más solidaridad entre las sociedades, pues no puede haber paz sin solidaridad. En estos tiempos difíciles, los Juegos de Beijing serán un importante momento para reunir a los pueblos en el espíritu de paz y solidaridad.

Bach agradeció al comité chino la “excelente” organización de estos Juegos y aseguró que ya ahora está claro que Beijing escribirá historia olímpica, por ser la primera ciudad que celebra juegos de verano e invierno.

En su intervención el presidente del Comité Olímpico Griego (HOC, por sus siglas en inglés), Spyros Capralos, por su parte destacó que en esta ocasión la llama representa un símbolo de confianza de la humanidad en la victoria de la batalla contra la tremenda pandemia que está librando desde hace casi dos años.

LA CEREMONIA

La actriz Xanthí Yeoryíu, en su papel de Gran Sacerdotisa de Olimpia recitó la plegaria tradicional a Apolo, dios del sol, antes de proceder al encendido del fuego olímpico, que se hace con rayos solares.

Dirigiéndose a Apolo, la sacerdotisa exclamó: “Dios del sol y del ideal de la luz, envía tus rayos y enciende la llama sagrada para la ciudad hospitalaria de Tokio”.

Tras una danza de la coreógrafa Artemis Ignatiu, Yeoryíu entregó la antorcha al primer portador, el esquiador Yannis Andoníu, quien la condujo hasta el monumento a Pierre de Coubertin, fundador de los Juegos Olímpicos modernos, antes de entregársela a la segunda portadora, la china Li Jiajun (cinco medallas olímpicas en los Juegos de Invierno de 1998, 2002 y 2006).

También puedes leer…

A 53 años de México 68, los primeros Juegos en los que una mujer, Queta Basilio, encendió el pebetero olímpico

Hasta este año la llama solo se encendió a puerta cerrada en 1984, cuando los organizadores griegos protestaron contra el carácter comercial de los Juegos Olímpicos de Los Angeles de ese año.

El último encendido tuvo lugar al comienzo de las medidas de restricción por covid, en marzo de 2020, cuando todavía estaba previsto que los Juegos se celebrasen ese mismo verano en Tokio, que finalmente debieron ser aplazados a este año.

Comparte esta nota