Asmaa Ghlalou será la primer alcaldesa de Rabat, capital de Marruecos

Asmaa Ghlalou será la primer alcaldesa de Rabat, capital de Marruecos
La economista y periodista marroquí Asmaa Ghlalou. Foto: EFE, Mohamed Siali.

EFE.- La economista y periodista marroquí Asmaa Ghlalou estará a partir de este viernes al mando de la alcaldía de la capital de Marruecos, Rabat, siendo la primera mujer que ocupa este cargo.

Ghlalou -perteneciente a la Agrupación Nacional de Independientes (RNI) que ganó las elecciones del 8 de septiembre- fue elegida hoy como alcaldesa por 58 concejales (de un total de 79) en una sesión de votación organizada en la sede del ayuntamiento de Rabat.

Lee aquí: Corea del Norte rechaza propuesta de Seúl de declarar el fin de la guerra y arremete contra EU en la ONU

Los dos rivales de Ghlalou -exdiputada del RNI-, Hassan Lachgar del socialista Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), y Badia Benani del islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD) solo obtuvieron 7 y 8 votos respectivamente.

“Es un día histórico el votar a una mujer como alcaldesa de Rabat, la Ciudad de las Luces. Seré alcaldesa para todos, mayoría y oposición; todos unidos al servicio de la ciudad y sus habitantes“, subrayó la nueva alcaldesa en un breve discurso tras su victoria.

Ghlalou se suma a otras dos mujeres que encabezan dos importantes ciudades del país: Casablanca -capital económica del país- que gobernará por primera vez la alcaldesa Nabila Rmili del RNI, y Marrakech -principal destino turístico- que tiene como alcaldesa a Fatima Zahra Mansouri, del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM, segundo en las últimas elecciones).

Puedes leer: Pakistán pide a comunidad internacional “elaborar hoja de ruta” para tratar con el Talibán

Rabat, que cuenta con una población de más de 1.7 millones de habitantes, está inmersa en los últimos años en grandes proyectos -impulsados por el rey Mohamed VI- destinados a modernizar las infraestructuras de la metrópoli, conservar su patrimonio cultural (con la apertura de varios museos y la construcción del Gran Teatro de Rabat), así como multiplicar los espacios verdes.

Comparte esta nota