Bolsonaro asegura que no amenazó al Tribunal Supremo de Brasil; fue “el calor del momento”, dice

Bolsonaro afirma que no amenazó al Supremo Tribunal de Brasil; provino "del calor del momento", asegura
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. FOTO: AP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este jueves que nunca tuvo la intención de atacar a ningún Poder Judicial del Estado, buscando calmar una disputa con el Tribunal Supremo luego de que criticara a los jueces de ese órgano.

En un comunicado, Bolsonaro aseguró que los señalamientos provinieron “del calor del momento” y que cualquier problema con los jueces debería resolverse en los tribunales.

Te podría interesar: Bolsonaro amenaza al Supremo de Brasil durante masiva manifestación de la ultraderecha

El martes, mientras se realizaban marchas a su favor en todo Brasil, el presidente dijo que ya no acataría ciertos fallos de la Corte Suprema, profundizando la brecha con el Poder Judicial y sacudiendo a los mercados.

“No podemos aceptar más prisiones políticas en nuestro Brasil. O el jefe de ese poder encuadra a los suyos o ese poder puede sufrir aquello que nosotros no queremos”, afirmó el mandatario ante sus seguidores.

Bolsonaro sobrevoló en helicóptero, acompañado de algunos ministros, la región donde se concentraban miles de manifestantes en Brasilia, y posteriormente se desplazó en coche por la Explanada de los Ministerios, avenida donde se concentran las sedes de los tres poderes.

Los participantes, vestidos con camisas y banderas de Brasil, sostenían pancartas en las que pedían, entre otras cosas, la destitución de los magistrados del Tribunal Supremo e incluso una intervención militar.

También lee: Bolsonaro pide a camioneros liberar vialidades; “bloqueos provocan desabasto e inflación en Brasil”, advierte

El ataque a las instituciones, con las que Bolsonaro se ha enfrentado en los últimos meses, fue de una de las banderas de las manifestaciones, la cuales fueron convocadas por el propio presidente en defensa de la libertad y los valores conservadores.

Las manifestaciones también coinciden con la caída de la aprobación del mandatario, quien llega hoy a un escaso 25% de los brasileños. Su popularidad va en picada debido a la crisis económica y sanitaria que azota al país.

Con información de Reuters y EFE

Comparte esta nota