Incendios en California se fusionan y cobran fuerza pese a esfuerzos de bomberos

Incendios en California cobran fuerza pese a esfuerzos de bomberos
Foto: AP

AP.- El incendio forestal más grande de California se fusionó con un incendio más pequeño y destruyó casas en áreas remotas con acceso limitado para los bomberos, en momentos en que muchos otros incendios cobraron fuerza y ​​amenazaron propiedades en todo el oeste de Estados Unidos.

El incendio Dixie, que comenzó el 14 de julio, ya había arrasado más de una docena de casas y otras estructuras, cuando se combinó con el Fly Fire y arrasó la pequeña comunidad de Indian Falls en el norte de California la noche del sábado.

Te puede interesar: Humo de incendios del oeste de EU llegan a estados del este; se prenden alertas por mala calidad del aire

El domingo no se dispuso de una estimación actualizada de los daños, aunque los bomberos dijeron que el incendio había carbonizado casi 772 kilómetros cuadrados de madera y matorrales en los condados de Plumas y Butte.

Los bomberos que llevaban herramientas manuales se vieron obligados a caminar a través de un terreno accidentado donde los motores no funcionan, dijo Rick Carhart, portavoz del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

El incendio provocó la evacuación en varias pequeñas comunidades de la zona y a lo largo de la costa oeste del lago Almanor, una popular zona turística.

Los bomberos también informaron sobre el progreso contra el incendio forestal más grande de la nación, el Bootleg Fire en el sur de Oregon, que contiene el 46% del incendio que había consumido casi 640 millas (mil 657 kilómetros cuadrados).

Más de 2 mil 200 bomberos lucharon contra el incendio, centrándose el domingo en construir líneas de contención en los bordes norte y este donde se ubica el fuego. “Las cuadrillas podrían descansar de la lluvia y la mayor humedad prevista para esta semana”, dijo Marcus Kauffman, portavoz del Departamento de Montes de Oregón.

El incendio provocado por un rayo ha quemado 67 casas, principalmente cabañas, y al menos 2 mil casas estaban bajo órdenes de evacuación.

La gobernadora de Oregón, Kate Brown, dijo a CNN que es imperativo que las autoridades federales y estatales inviertan en mitigación, como la reducción de árboles y las quemaduras preventivas, para limitar la cantidad de incendios masivos similares. Pero admitió que “la cruda realidad es que vamos a ver más de estos incendios forestales”.

Lee también: Oregon pide ayuda ante riesgo de incendios provocados por tormentas eléctricas

“Están más calientes, son más feroces y, obviamente, son mucho más difíciles de abordar. Y son una señal de los impactos climáticos cambiantes”, señaló Brown el domingo.

En California, el gobernador Gavin Newsom proclamó el viernes el estado de emergencia en cuatro condados del norte debido a los incendios forestales que, dijo, están causando “condiciones extremadamente riesgosas para la seguridad de las personas y propiedades”.

El sábado, cuadrillas de California y Utah llegaron a Montana, informó el gobernador Greg Gianforte. Cinco bomberos resultaron heridos el jueves cuando las ráfagas de viento dirigieron las llamas hacia ellos mientras combatían el incendio Devil’s Creek que arrasa con terreno irregular y escarpado cerca del pueblo rural de Jordan.

Los bomberos permanecieron hospitalizados el viernes, pero el vocero del Buró de Gerencia de Tierras se negó a dar informes sobre la seriedad de sus lesiones. Entre los bomberos había tres miembros de la cuadrilla del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre de Dakota del Norte y dos bomberos del Servicio Forestal de Nuevo México.

En California, el incendio Tamarack al sur del Lago Tahoe seguía calcinando árboles y un chaparral y ponía en riesgo a comunidades en ambos lados de la frontera de California y Nevada. El fuego, provocado por relámpagos el 4 de julio en el condado Alpine, ha destruido al menos 10 inmuebles.

Las autoridades emitieron órdenes de desalojo obligatorio el viernes en el condado Butte de California, conforme el incendio Dixie sigue creciendo violentamente hacia el este, convirtiéndose en el incendio más grande del estado en lo que va del año.

En el norte-centro de Washington, bomberos combatían varios fuegos en el condado Okanogan, que amenazaba a cientos de casas. Y en el norte de Idaho, al este de Spokane, Washington, un pequeño incendio cerca del parque temático Silverwood provocó desalojos la tarde del viernes en las áreas circundantes.

Aunque el clima cálido con vientos vespertinos representaba una amenaza continua para la propagación de algunos fuegos, los pronósticos del fin de semana indican posibles tormentas eléctricas dispersas en California, Utah, Nevada, Arizona y otros estados. Sin embargo, los meteorólogos señalaron que algunas podrían ser tormentas secas que producen poca lluvia, pero muchos relámpagos, que pueden provocar nuevos incendios.

Más de 80 grandes incendios continuaban en el país, la mayoría en los estados occidentales en donde han calcinado unas 553 mil hectáreas (1.4 millones de acres) de tierra.

Comparte esta nota

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox"]