Rijksmuseum reconstruye la versión original de ‘Ronda de Noche’ de Rembrandt con inteligencia artificial

El Rijksmuseum reconstruye la versión original de ‘Ronda de Noche’ de Rembrandt con Inteligencia Artificial
La pintura original fue cortada con unas tijeras en 1975 por gente del Ayuntamiento de Ámsterdam ya que la obra no cabía por la puerta. FOTO: Instagram @rijksmuseum

El Rijksmuseum presentó una reconstrucción, realizada con inteligencia artificial, de las partes ausentes de la Ronda de Noche, la emblemática obra de Rembrandt, que el Ayuntamiento de Ámsterdam recortó con tijeras en 1715 para que pudiera entrar por la puerta.

El artista concluyó la pieza en 1642 y se colgó en un salón del Kloveniersdoelen, el cuartel general de la guardia cívica, pero cuando los funcionarios quisieron trasladar el cuadro y no encajaba por la puerta del ayuntamiento, optaron por agarrar unas tijeras y cortar pedazos por los lados, para disgusto de Rembrandt van Rijn.

Ahora visita: El Rijksmuseum estrena exposición sobre el comercio de esclavos en Holanda

Nada se sabe del paradero de aquellos trozos, quizás hayan acabado en la basura, aunque Taco Dibbits, director del Rijksmuseum, no pierde la esperanza de que alguien los tenga a bien guardados, consciente de su valor, y sean localizados algún día. De momento, los visitantes pueden ver la pieza reconstruida gracias a la tecnología.

“Ahora imprimimos estas piezas en lienzo y se las hemos añadido a la pintura por un periodo de tres meses. Para mí fue un shock verlo porque conozco el cuadro, de reproducciones o de haberlo visto como niño en el colegio. Pero también es fantástico ver una construcción que es de alguna manera más equilibrada”, explicó Dibbits.

La reconstrucción forma parte de la Operación Rembrandt, un proyecto que el Rijksmuseum inició en 2019 para analizar y restaurar el cuadro.

“El resultado es mejor de lo que me esperaba. Es un gran desafío hacer una traducción tan sólida, pero estoy especialmente feliz de que nos dé una idea diferente de cómo se vería la pintura original, mucho más espaciosa”, destacó Robert Erdmann, científico principal del Rijksmuseum.

La tira más ancha se recortó por el lado izquierdo, lo que resultó en la desaparición de dos arqueros y un niño que estaba detrás del hombre que sostiene una lanza. Más abajo, Rembrandt incluyó una barandilla a la que se aferraba el chico de la pólvora, lo que sugiere que el grupo de arcabuceros caminaba sobre un puente, quizás hacia la ciudad en patrulla.

Entérate: El Museo de Memoria y Tolerancia inició exposición virtual basada en la realización de la serie ‘Somos.’

Además, en la imagen reconstruida, los dos hombres más importantes, el capitán Frans Banninck Cocq y el teniente Willem van Ruytenburch, están en el centro derecha, en lugar del centro del cuadro, que es como habían quedado tras cortarse el original por los lados, lo que “aumenta sustancialmente el dinamismo y la sensación de movimiento en la pintura”, según el museo.

También se recortó una tira de la parte superior del cuadro, lo que elimina la punta de la bandera, una parte que se ha reconstruido en la versión restaurada, y se deja a la vista una gran piedra angular en el arco detrás del grupo.

Por el lado derecho, el corte, de menor dimensión que el de la derecha, se llevó por delante parte del casco de un hombre, y se eliminó parte de una sombra redonda, que en la versión conocida aparece más cerca del borde, cuando Rembrandt la dibujó algo más alejada.

Esto fue gracias a la inteligencia artificial y a una copia de la primera versión del cuadro hecha por Gerrit Ludens a mediados del siglo XVII. Expertos internacionales han estado los últimos dos años investigando el cuadro óleo sobre tabla, propiedad de la Galería Nacional de Londres y que el Rijksmuseum exhibe junto a una especie de “quirófano” protegido por una cristalera.

Ludens usaba una técnica de pintura diferente a Rembrandt, lo que obligó a los investigadores a estudiar las técnicas y colores, hasta “educar a la computadora” con los conocimientos adquiridos, hasta realizar las copias.

“Soy consciente de que una computadora nunca se acercará a nada parecido al genio del maestro. Esto es solo una herramienta educativa, de investigación. Espero que a Rembrandt le guste verlo porque él era muy innovador y le gustaba experimentar y las nuevas tecnologías, pero ciertamente, esto no se parece en nada al genio”, añadió Erdmann.

Te recomendamos: Madame Tussauds abrirá en Dubái su primer museo de cera en Oriente Medio

Las tiras, fijadas a placas de metal y barnizadas para parecerse al original, cuelgan ahora alrededor de la pintura, pero estas sólo estarán durante tres meses

“Quizás los volvamos a mostrar alguna vez en el futuro, pero al final, el museo está ahí para mostrar el arte auténtico”, puntualizó Dibbits.

Después de dos años de investigación, cuyos resultados llegarán en torno a septiembre, el Rijksmuseum espera empezar en otoño la restauración del cuadro original, momento en el que también se retirarán las tiras reconstruidas para recuperar la versión que sobrevivió a la historia, el desconocimiento del valor del arte y dos guerras mundiales.

Con información de EFE

Vídeo recomendado

Comparte esta nota