Bale toma el control y conduce a Gales a un triunfo sufrido, tras fallar un penalti

Bale lideró a Gales para vencer a Turquía. (Foto: Reuters).
Bale lideró a Gales para vencer a Turquía. (Foto: Reuters).
Gareth Bale falló un penalti y regaló las dos asistencias para el triunfo 2-0 de Gales sobre Turquía, lo que los acerca a octavos de final.

EFE.- Gareth Bale es otro con la selección de Gales, como demostró este miércoles en el Olímpico de Bakú, donde, pese a fallar un penalti, volvió a ser ese futbolista de nivel ‘top’ mundial, con dos asistencias para el triunfo 2-0 sobre Turquía que acerca a su seleccion a octavos de final de la Eurocopa.

Bale es el faro de los ‘dragones rojos’ de Gales. No solo lleva el brazalete de capitán, lo honra. Asume la jerarquía dentro y fuera del campo. Ante Turquía decidió la victoria de Gales sobre Turquía con dos asistencias y luego, al acabar el partido, rodeado de toda la expedición, protagonizó sobre el césped una arenga espectacular.

Un discurso breve, a pleno grito. A Bale se le salía el corazón por la boca. Sus compañeros, enardecidos, le correspondieron. Su implicación, la que siempre se le ha acusado que le ha faltado en el Real Madrid, rezuma por cada poro de su cuerpo.

SIEMPRE LÍDER

En la pasada Eurocopa, Bale condujo a Gales hasta la semifinal. En la presente, no estuvo excesivamente afortunado en el estreno contra Suiza. Y aunque en la víspera del partido ante Turquía dijo que lo importante no era la actuación individual, sino la del grupo, lo cierto es que reivindicó su figura.

Su sociedad con otro de los referentes del cuadro galés, Aaron Ramsey, resultó letal. Entre ambos hicieron casi lo que quisieron ante la pasividad de la zaga otomana.

Y ni siquiera fallar un penalti provocado por él mismo hizo a Bale venirse abajo, en cambio lideró a Gales rumbo al triunfo. Enojado, justo después fue a buscar un balón imposible en poder del portero turco y casi consigue marcar al tapar su despeje.

Bale puso el colofón a su magnífico encuentro en los últimos instantes de la prolongación con su segunda asistencia, esta vez a Connor Roberts, para sellar el triunfo por 2-0 que sitúa virtualmente a País de Gales en los octavos de final de la Eurocopa.

Mostró de nuevo el nivel que le hizo llegar a la elite del futbol mundial y que le permitió fichar por el Real Madrid, en el que, pese a marcar en grandes finales, siempre ha sido cuestionado desde el entorno.

Con continuidad, confianza y esta máxima implicación, Bale es una auténtica figura. Sus ausencias, lesiones y flojo rendimiento le hicieron salir cedido de vuelta al Tottenham. Tampoco ha sido una etapa muy fructífera este retorno. Ahora, cuando acabe la Eurocopa, se debe definir su futuro, y reanuda su carrera en el Real Madrid. Por el momento eso es tan incógnita como certeza su calidad cuando se enfunda la camiseta galesa.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota