Los flujos de remesas siguen siendo sólidos pese a la pandemia, asegura el Banco Mundial

Los flujos de remesas siguen siendo sólidas pese a la pandemia por la Covid-19, asegura el Banco Mundial
Foto: Shutterstock

Pese a la Covid-19, los flujos de remesas demostraron su resiliencia y disminuyeron menos que lo previsto en 2020. De acuerdo con un comunicado del Banco Mundial, la última edición de la Reseña sobre Migración y Desarrollo, los países de ingreso bajo y mediano recibieron flujos de remesas registrados oficialmente por 540 mil millones de dólares en 2020, apenas un 1.6 % por debajo del total de 548 mil millones de 2019.

La disminución de 2020 fue menor que la que se produjo durante la crisis financiera mundial de 2009 (un 4.8 %). Los principales factores que sostuvieron los flujos incluyeron los estímulos fiscales (como los otorgados en Estados Unidos), que mejoraron las condiciones económicas con respecto a las previsiones; la transición del dinero en efectivo al dinero digital para el envío de remesas, y de los canales informales a los formales, y los movimientos cíclicos en los precios del petróleo y de los tipos de cambio de cada país.

Te puede interesar: Remesas alcanzan cifra récord de 4 mil 152 mdd en marzo, revela Banxico

Se estima que el verdadero volumen de las remesas, que incluye los flujos formales y los informales, es superior a los datos oficiales, si bien el alcance de los efectos de la Covid-19 sobre los flujos informales no está claro.

“Mientras la Covid-19 sigue devastando las vidas de las familias en todo el mundo, las remesas continúan siendo vitales para las personas pobres y vulnerables”señaló Michal Rutkowski, director mundial del Departamento de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial. “Las respuestas de políticas de apoyo y los sistemas nacionales de protección social deben abarcar a todas las comunidades, incluidos los migrantes”.

Los ingresos de remesas aumentaron en América Latina y el Caribe (6.5 %) en 2020. El desempeño relativamente sólido de los flujos de remesas durante la crisis provocada por la Covid-19 también pone de relieve la importancia de disponer oportunamente de datos. Dada la creciente importancia de las remesas como fuente de financiamiento externo para los países de ingreso bajo y mediano, es necesario mejorar las tareas de recopilación de datos sobre ellas, en aspectos referidos a la frecuencia, los informes oportunos y la granularidad por corredor y canal.

Lee también: Inflación rondará lo que resta de 2021 a economías, de acuerdo con estudio del Banco Mundial

El año pasado, México marcó un récord de remesas, al haber recibido 40 mil 606 millones de dólares pese a los efectos de la crisis económica de la Covid-19.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota