Biden comienza programa para distribuir 350 mil mdd en ayuda para estados

Biden comienza programa para distribuir 350 mil mdd en ayuda para estados
Foto: Reuters

AP.- El Departamento del Tesoro de Estados Unidos lanzó este lunes su programa de 350 mil millones de dólares para distribuir ayuda a los gobiernos estatales y locales. Los recursos forman parte del paquete de alivio para el coronavirus de 1.9 billones de dólares que propuso el presidente Joe Biden y que se aprobó en marzo.

Los funcionarios de la administración dijeron que los pagos podrían comenzar a enviarse en los próximos días a los gobiernos elegibles, lo que permitirá a las autoridades estatales, locales, territoriales y tribales compensar el daño económico de la pandemia de coronavirus

Te podría interesar: Biden levanta restricciones a transporte de gasolina ante cierre de oleoducto por ciberataque

El anuncio se produjo después de que el gobierno informara el viernes que sólo se agregaron 266 mil empleos en abril, un tema que el presidente se sintió obligado a abordar desde la Casa Blanca este día.

“Nos estamos moviendo en la dirección correcta”, dijo Biden. “Nuestro plan económico está funcionando. Nunca dije, y ningún analista serio lo sugirió, que salir del profundo, profundo agujero en el que se encontraba nuestra economía sería simple, fácil, inmediato o perfectamente estable”, declaró.

Los legisladores republicanos han sugerido que su paquete de ayuda, con sus beneficios adicionales por desempleo, ha perjudicado la contratación porque la gente puede ganar más dinero quedándose en casa que trabajando. Pero Biden enfatizó que gran parte del dinero aún se está desembolsando y señaló el nuevo portal para la ayuda del gobierno estatal y local.

“El dinero que vamos a distribuir ahora hará posible que una gran cantidad de educadores, socorristas y trabajadores de saneamiento regresen al trabajo”, afirmó.

También lee: EU está “pasando la página” de la pandemia, asegura coordinador de la Covid-19 de la Casa Blanca

El presidente está impulsando un gasto gubernamental aún más ambicioso, proponiendo una inversión combinada de 4 billones de dólares en infraestructura, familias y educación para ser financiada con impuestos más altos para las corporaciones y los ricos. Parte de esa financiación se basaría en los créditos fiscales por hijos y el dinero del gobierno estatal y local que formaban parte del paquete de ayuda.

La orientación del Departamento del Tesoro enumeró categorías amplias para el gasto de la ayuda. Los gobiernos estatales y locales pueden usar el dinero para gastos de salud pública, pueden compensar el daño causado por la recesión a los trabajadores, las pequeñas empresas y las industrias afectadas. 

El dinero puede reemplazar los ingresos perdidos del sector público. Los trabajadores esenciales pueden calificar para un pago premium y se pueden realizar inversiones en agua, alcantarillado e internet de banda ancha.

La ayuda a los gobiernos estatales y locales ha sido impulsada en gran medida por los demócratas, que recuerdan cómo estos sectores vitales de la economía lastraron la recuperación de la crisis financiera de 2008 y provocaron un crecimiento relativamente modesto. Los legisladores republicanos en general se opusieron a la ayuda porque dijeron que fomentaría el gasto derrochador y señalaron que los ingresos fiscales estatales en general se habían recuperado de la recesión.

Comparte esta nota