Llega a México el primer espacio para amantes de las selfies y los influencers

Llega a México el primer espacio para amantes de las selfis y para los influencers
Ale Trejos es una de las creadoras del primer selfie studio en México. Foto: EFE

En la Ciudad de México abrió el primer espacio para tomarse fotos personales, se trata de The Selfie House que invita a los amantes de las selfies, tiktokers e influencers a aprovechar sus espacios para la mejor fotografía. 

La idea de “selfie studio” surgió en Asia, como un espacio para creadores de contenido y a México llegó en abril bajo la tutela de una joven que había quedado desempleada por la pandemia de la Covid-19, Ale Trejos. 

Te puede interesar: TikTok enfrenta demanda millonaria por recolectar información privada de niños

La mexicana, junto a tres socios, decidió innovar para el mercado de los influencers a través de una instalación para tomar fotografías. 

“Lo vimos en una red social, vimos que estaba súper fuerte en Asia y seguimos investigando. Le platicamos la idea a nuestros socios y dijeron que sí, así que aterrizamos todo, hicimos todo un estudio sobre qué necesitábamos y empezamos”, dijo Trejo a la agencia EFE.

Así fue como llevaron un ring de boxeo, una sala con sofás perfecta para entrevistas, una ilusión óptica, una habitación con neones y una terraza soleada a la casa ubicada en la colonia Narvarte

Bajo el lema “nosotros ponemos la casa, tú las historias”, The Selfie House invita tanto a personas que trabajan en redes como a aficionados o cualquier interesado a tomarse fotos en los muchos rincones de esta casa que cuenta con escenarios diversos en cada esquina.

“Cuando empezamos a ver este concepto vimos que todos eran un espacio grande rectangular dividido en cuartos donde te metes y sales a otro. Dijimos ‘vamos a hacerlo un poco más abierto’. Aquí estás en un espacio pero no para que tengas una experiencia como la de las exposiciones”, relató la joven.

Te puede interesar: Luis Miguel debuta en TikTok; logra 23 mil seguidores en su estreno

Se planeó como un “autoservicio“: el cliente llega, inspecciona la zona, y coloca su teléfono móvil en los aros de luz disponibles por toda la casa.

Entonces decide si se hace él mismo la foto, si se la toma uno de sus amigos o si recurre al servicio que ofrece la empresa de contratar a un fotógrafo profesional de The Selfie House.

Con información de EFE

Comparte esta nota

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox"]