Consumo de alimentos al carbón incrementa el riesgo de padecer cáncer, alerta Profeco

El consumo de alimentos al carbón incrementa el riesgo de padecer cáncer, alerta Profeco
De acuerdo con la revista de la Profeco el consumo regular de alimentos al carbón pueden causar diversos problemas de salud. FOTO: Shutterstock

El consumo de alimentos al carbón como la carne asada incrementa el riesgo de padecer cáncer, alertó la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en su edición de marzo.

Al cocinar a más de 150 grados centígrados, ya sea al freír en un sartén o asar en la parrilla a fuego directo, se generan compuestos químicos como la acrilamida que, en exceso, puede provocar problemas de salud, además esta sustancia está relacionada con el riesgo de padecer cáncer.

Te puede interesar: Con desabasto de medicamentos y aumento de muertes, México conmemora el Día Mundial contra el Cáncer

El consumo regular de carne al carbón también eleva el riesgo de desarrollar hipertensión arterial, de acuerdo a un estudio realizado por la American Heart Association, que indica que quienes consumieron carne asada a la parrilla a altas temperaturas en más de 15 ocasiones durante un mes, presentaban 17% más riesgo de padecer de presión elevada.

La publicación destaca que entre “más negro sea su color (del alimento cocinado), más cantidad de acrilamida contienen. Puede aplicarse también al freír, asar o tostar papas y vegetales de raíz que nunca deben pasar de un tono ligeramente dorado”.

Pero el riesgo no sólo está en el consumo de carne, también en el pan, destacó la revista de la institución gubernamental ya que de acuerdo con la Agencia de Normas Alimentarias de Reino Unido el proceso de tostar en exceso genera acrilamida, una sustancia química formada por la reacción entre aminoácidos y azúcares, que según diversos estudios, es causa tumores en animales.

Para evitar la proliferación de sustancias tóxicas se recomienda marinar las carnes, además de cocinarlas a menor temperatura aunque esto requiera de mayor tiempo sobre el fuego. Eliminar el exceso de grasa y ni consumir las partes carbonizadas, también forman parte de las acciones que se pueden realizar para aminorar los riesgos.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota