La desigualdad marca la vacunación contra la Covid-19 en Latinoamérica

Desigualdad marca la diferencia en vacunación contra Covid-19 en América Latina
Personal de salud se aplican la vacuna contra la Covid-19. Fuente: EFE.

EFE.- La vacunación contra la Covid-19 en Latinoamérica avanza de forma desigual, y si bien la caída en los contagios registrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una buena noticia, no lo es tanto para países en los que, hasta este sábado, ni siquiera recibieron la primera dosis.

Los datos de la OMS con respecto a todo el continente americano muestran que hasta este viernes se registraron 48 millones 956 mil 948 casos positivos del coronavirus y un millón 159 mil 854 fallecimientos, con una curva descendente de ambas cifras,. Sin embargo, existe gran preocupación por aquellos países en donde aún no comienzan la inoculación con cualquiera de las vacunas ya autorizadas.

También lee: Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, da positivo a Covid-19

En ese conjunto de países hay subdivisiones. En Uruguay aún no hay certeza de la llegada de las 3 mil 800 millones de dosis de Pfizer y Sinovac, además de las mil 500 millones de dosis que ya tiene aseguradas por el mecanismo Covax. El hecho de tener contratos firmados le da cierta garantía al gobierno uruguayo de comenzar a vacunar al menos al 3% de su población desde marzo.

En Nicaragua no se ha informado sobre avances en negociaciones con laboratorio alguno y es muy probable que el gobierno del presidente Daniel Ortega espere el envío de los compuestos de Covax, los cuales llegarían hasta junio próximo.

El gobierno nicaragüense también dio a entender que aguarda la llegada de la vacuna Sputnik V desde Rusia, pero todavía no tiene las fechas específicas del arribo de las dosis.

Tanto en Guatemala como en Honduras también esperan los compuestos de Covax, mecanismo liderado por la OMS, aunque también realizaron negociaciones para recibir dosis de laboratorios como Pfizer y AstraZeneca.

El resto de Centroamérica está vacunando, pero la OMS ya ha advertido que la Covid-19 se puede volver más agresiva si no se ataca de manera uniforme en contextos regionales.

Te puede interesar: OPS pide que migrantes tengan acceso a la vacuna contra la Covid-19

Los esfuerzos de Panamá, Costa Rica y El Salvador se podrían venir abajo si Nicaragua, Guatemala y Honduras no deciden tomar medidas para la vacunación. Esta preocupación llevó el viernes al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a anunciar que apoyará a Centroamérica y República Dominicana con hasta 800 millones de dólares para comprar vacunas.

Para el caso de Cuba las cosas son distintas. La isla no está suscrita a Covax, por lo cual no recibirá dosis por parte de la OMS. Las autoridades cubanas decidieron desarrollar su propia vacuna y ya hay cuatro candidatas que están en Fase 2 de ensayos clínicos.

Misión: Fortalecer Covax

33 países de América Latina están suscritos al mecanismo Covax y la lucha de los de menores recursos contra la Covid-19 dependerá casi exclusivamente de las dosis que la OMS les otorgue.

Es por eso que el titular del ente sanitario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Tedros Adhanom Ghebreyesus, agradeció que países como Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido anunciaran nuevos compromisos con Covax para el reparto global de vacunas contra el coronavirus.

“Hay un movimiento creciente a favor de la equidad en el reparto de las vacunas, y doy la bienvenida a los líderes mundiales, que están respondiendo al desafío”, destacó en un comunicado el dirigente etíope.

Te sugerimos: Casi 500 funcionarios de Perú aprovecharon su cargo para vacunarse contra la Covid-19

Una vacunación desigual que cuesta “cabezas” de ministros

Los privilegios a la hora de la vacunación también son una forma de desigualdad y, como en el ya famoso caso del “Vacunagate” de Perú, en Argentina también tuvo severas repercuciones.

El presidente argentino, Alberto Fernández, pidió la renuncia de su ministro de Salud, Ginés González García, en medio de la polémica que suscitó el periodista oficialista Horacio Verbitsky, de 79 años.

Verbitsky, muy cercano a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue vacunado contra la Covid-19 después de pedírselo al titular de la dependencia sanitaria, sin respetar el protocolo que se sigue para la población en general.

“Llamé a mi viejo amigo Ginés González García, a quien conozco desde mucho antes de que fuera ministro, y me dijo que tenía que ir al Hospital Posadas. Cuando estaba por ir, recibí un mensaje de su secretario, que me dijo que iba a venir un equipo de vacunadores del Posadas al Ministerio, y que fuera al Ministerio a darme la vacuna”, reveló Verbitsky a medios locales.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota