La desinformación sobre vacuna se propaga “tan rápido como el virus” entre migrantes latinos: WP

Desinformación sobre vacunas se propaga “como el virus” entre inmigrantes latinos: WP
Foto: Reuters

Los inmigrantes latinos en Estados Unidos, además de ser uno de los grupos más afectados por la pandemia en el país, son los más propensos a recibir y transmitir desinformación sobre las vacunas contra la Covid-19, de acuerdo con un artículo publicado por el Washington Post.

“Algunos insisten falsamente en que la vacuna contiene un microchip o que les dará cáncer. Otros temen que su información personal sea utilizada para espiarlos. Muchos apuntan a creencias religiosas, alegando que Dios los curará si contraen la Covid-19 o que la vacuna es una señal del Anticristo”, destaca el medio estadounidense.

Lee también: El 10% de la población en Estados Unidos ya recibió la primera dosis de la vacuna contra Covid-19

De acuerdo con entrevistas realizadas por el Post, incluso trabajadores de salud se ven temerosos a recibir la vacuna contra el coronavirus.

“¿Qué pasa si los efectos secundarios me enferman más que el virus?, ¿Qué pasa si debo esperar un año, sólo para asegurarme de que funciona?”, preguntó Blanca Espronceda, una mexicana de 36 años que trabaja en el centro de atención médica comunitario de Hyattsville, Maryland.

“La gente está siendo manipulada”, dijo Norma Martínez al Post, quien coordina los esfuerzos del programa “Salud y Bienestar” en Montgomery y Prince George. “Los está poniendo nerviosos y desconfiados sobre la vacuna. Pero es una cuestión de educación. Poco a poco, nos aseguraremos de que la gente suba a bordo”.

Te puede interesar: Personas vacunadas no necesitan una cuarentena tras exponerse a caso de Covid: CDC

Otra mujer entrevistada por el Washington Post, Floridalma Gálvez, de 34 años, dijo al medio que semanas antes de que se aprobara cualquier vacuna en Estados Unidos, familiares suyos la llenaron de mensajes asegurando que la vacuna es “la marca de la bestia”.

Esta desinformación, agregó, llegó a sus familiares por medio de los pastores de la iglesia a la que asisten, y desde entonces han compartido, sin fundamento, en chats a otros familiares y en redes sociales que la vacuna contra la Covid-19 “alteraría su ADN”.

Además de la desinformación, las barreras del idioma y el estatus migratorio de algunos latinos frenan el deseo de este grupo poblacional de vacunarse, pues no entienden el idioma en el que se les habla y temen ser deportados a sus países de origen.

Comparte esta nota