El Real Madrid se da un baño refrescante con goleada al Alavés

Karim Benzema festeja uno de sus dos goles ante el Alavés. Foto: EFE
Karim Benzema festeja uno de sus dos goles ante el Alavés. Foto: EFE
Tras las decepciones en Supercopa y Copa del Rey, el equipo merengue encontró alivio con un contundente 4-1 al Alavés, sin Zidane en la banca.

Después de las decepciones sufridas en la Supercopa y en la Copa del Rey y de sacar más que discretos empates en sus visitas a Elche y Osasuna, el Real Madrid se dio un baño refrescante y se reencontró por momentos con su mejor versión del curso para sacar una goleada en Mendizorroza ante el Alavés (1-4), al que aguó su centenario.

No le quedaba otra al Real Madrid, dirigido en esta ocasión desde el banquillo por David Bettoni y desde casa por Zinedine Zidane, quien no pudo viajar víctima de la COVID-19. El bache era profundo. El único resultado posible para el Real Madrid era el triunfo después de los disgustos experimentados los días pasados para no rendirse aún en LaLiga pese a que la ventaja del Atlético de Madrid es más que notable.

RÁPIDA PEGADA

El Alavés, también necesitado de los puntos al haber encadenado tres derrotas, pero en su lucha por la permanencia, era un rival que se antojaba complicado. Se lo hizo pasar muy mal a equipos como el Atlético de Madrid o al Sevilla. Y de entrada anunció batalla, pero rápidamente, esta vez sí, la pegada del Real Madrid con el gol del brasileño Casemiro en un tiro de esquina (m.15) allanó el camino blanco.

El Real Madrid vivió su mejor primer periodo de los últimos tiempos ante un Alavés desorientado. Abelardo Fernández no encontraba solución. El Real Madrid dejó el encuentro prácticamente sentenciado con buen juego y efectividad. El francés Karim Benzema y el belga Eden Hazard firmaron el 0-3 con el que se llegó al descanso tras un recital del croata Luka Modric y el alemán Toni Kroos.

Aun así, Abelardo movió ficha en el intermedio y convenció a su equipo de que no estaba todo perdido. Y estuvo cerca de la heroica. Joselu Mato acortó distancias y el Alavés inquietó aún más al Real Madrid. Pero Benzema, brillante, liquidó a falta de veinte minutos en una contra y zanjó el triunfo que tanto necesitaba el Real Madrid, que, eliminado de la Copa del Rey, tendrá toda la semana para preparar el próximo choque ante el Levante.

EFE

Vídeo recomendado

Comparte esta nota