Aumenta número de menores migrantes que EU aún no ha podido reunir con sus padres; van más de 600

Migrante mexicano detenido en EU murió por la Covid-19
Foto: AP

Los abogados de oficio que intentan reunir a las familias de inmigrantes, que fueron separadas por la administración de Donald Trump en la frontera entre Estados Unidos y México, aseguraron que se elevó a 666 la cantidad de menores que aún no han podido ser entregados a sus padres, reportó este lunes NBC News.

El mes pasado, un juez federal instó al gobierno de Trump a hacer más para ayudar a los investigadores designados por la corte para encontrar a los padres de 545 menores migrantes, tres años después de que cruzaron la frontera.

También puedes leer: ICE usa espectaculares para perseguir a migrantes y los cataloga como “amenazas a la seguridad”

Pero Steven Herzog, el abogado que lidera los esfuerzos para reunir a las familias de migrantes, indicó en un correo electrónico al medio estadounidense que ahora el número es mayor, porque incluye a los niños “para quienes el gobierno no proporcionó ningún número telefónico”. 

Herzog pidió al Departamento de Justicia proporcionar “cualquier información de contacto actualizada” que ayude a localizar a los padres de esos 666 menores.

El presidente Donald Trump ha defendido la práctica de su gobierno de separar a niños migrantes. Durante el debate presidencial con Joe Biden, dijo que los menores que cruzan la frontera por lo general no van acompañados de familiares, sino “por coyotes, cárteles y muchas malas personas”.

Las separaciones de familias migrantes ocurrieron entre el 1 de julio de 2017 y el 26 de junio de 2018, cuando una jueza federal puso fin a la práctica al ordenar que los niños bajo custodia gubernamental regresaran con sus padres.

Te puede interesar: Trump despide a Mark Esper, secretario de la Defensa; lo sustituirá experto en antiterrorismo

Los menores afectados por las separaciones en ese periodo son difíciles de encontrar porque el gobierno tenía sistemas de seguimiento inadecuados, aseguran activistas y abogados. Grupos de voluntarios los han estado buscando tanto a ellos como a sus padres puerta a puerta en Guatemala y Honduras.

Con información de AP.

Comparte esta nota