Manchester United tropieza en el infierno de Estambul ante el Basaksehir

Visca anota el 2-0 del Basaksehir frente al Manchester United.
Foto: EFE.
La visita a Estambul fue un auténtico infierno para los Diablos Rojos, que cayeron 2-1 ante el Basaksehir, en la Jornada 3 de la Champions.

EFE

Un error defensivo gravísimo del Manchester United, que aprovechó Demba Ba, desencadenó la derrota 2-1 de los Diablos Rojos contra un Istanbul Basaksehir que gana sus primeros puntos en el Grupo H de la Champions League.

El proyecto de Ole Gunnar Solskjaer con el Manchester United vuelve a ponerse en duda tras encadenar dos derrotas consecutivas después de caer este fin de semana ante el Arsenal en la Premier League.

Si el Manchester United necesitaba este partido ante el Basaksehir para despejar dudas, lo primero que hizo fue meterse en un nubarrón.

ERRORES

A los 13 minutos, dispuso de un córner a favor. Inexplicablemente, subió todo el mundo al remate, sin dejar a nadie defendiendo a Demba Ba, que campaba a sus anchas en el medio del campo sin que nadie detectara su presencia.

El Manchester United acabó perdiendo la pelota y el Basaksehir lanzó un pelotazo a Ba, que arrancó desde su campo, recordando momentáneamente el gol que le marcó al Liverpool en 2014 y que terminó con su carrera por el título.

El senegalés, perseguido por Matic, que fue el único que se dio cuenta del desbarajuste, se plantó delante de Henderson y le batió por bajo.

El Manchester United se desmoronó en la zaga y otro contragolpe les puso 2-0 abajo ante el Basaksehir. Juan Mata perdió la pelota en el medio tras un mal pase de Bruno Fernandes. Deniz Turuc la condujo hasta la frontal, puso un pase horizontal, Ba lo dejó pasar y Visca fusiló a Henderson.

Con el Manchester United en la lona, los ‘Diablos Rojos’ lanzaron un puñetazo casi a ciegas y acertaron, agarrándose al partido cuando parecía sentenciado. A dos minutos del descanso, Shaw apareció por la banda izquierda, colocó un centro templado y Martial se elevó libre de marca para enmarcar la pelota junto a un palo.

El gol sirvió al Manchester United para no marcharse muerto al vestuario, pero no acabó de imprimir la velocidad que se esperaba tras el descanso.

REACCIÓN TARDÍA

El ritmo lento y la falta de clarividencia arriba perjudicaba al Manchester United, incapaz de penetrar el muro de defensas del Basaksehir, que no necesitaba nada para sentirse cómodo.

Todo lo que fuera no sufrir beneficiaba a sus intereses, mientras el minutero seguía corriendo.

Como se está convirtiendo ya en costumbre en Solskjaer, recurrió a la épica para nivelar la falta de futbol. Quitó a Tuanzebe (central), para meter a Scott McTominay y sentó a Mata y a un decepcionante Van de Beek para dar entrada a Paul Pogba y Edinson Cavani.

Pero ni con esas. El United no pudo o no quiso volcarse contra la portería turca y apenas inquietó al portero del Basaksehir hasta el minuto 93, cuando, en un córner, una serie de carambolas terminaron con un defensa sacando la pelota en la línea de gol.

Sin más apuros, los de Estambul aguantaron los tres puntos, los primeros que suman este año, y se encaraman a la lucha por el pase a octavos de final. El United sigue liderando el Grupo H, con seis puntos, tres más que el Paris Saint Germain y el RB Leipzig, que aún tienen que jugar, y el propio Basaksehir.

Comparte esta nota

[addthis tool="addthis_inline_share_toolbox"]