Bartomeu y su directiva están fuera del Barcelona, tras presentar su renuncia

Josep Maria Bartomeu presentó su renuncia como presidente del Barcelona.
Josep Maria Bartomeu presentó su renuncia como presidente del Barcelona. Foto: EFE.
El ahora ex presidente y su directiva presentaron su renuncia en bloque al Barcelona, antes de enfrentar el voto de censura.

El presidente Josep Maria Bartomeu y el resto de directivos del FC Barcelona presentaron su renuncia tras la Junta Directiva celebrada este martes

La directiva del Barcelona prefirió dejar su cargo antes de que se celebrara el voto de la moción de censura.

Tras la junta directiva urgente celebrada este martes por la tarde, tanto Bartomeu, ahora ex presidente del Barcelona, como el resto de directivos tomaron la decisión de presentar su renuncia en vista de que el voto de la moción de censura tendrá que celebrarse. 

Los máximos responsables del club azulgrana intentaron hasta el último momento que el gobierno de Cataluña replanteara su idea de autorizar el reférendum.

La directiva del Barcelona proponía aplazar el voto de censura hasta dentro de dos semanas. Su argumento era que la crisis de salud en España no permitiría que los socios pudieran ir a votar sin correr riesgo de aumentar los contagios de coronavirus.

“Nuestro electorado tiene una media de edad de 58 años, con más de 40,000 socios mayores de 60 años… nuestra mayor preocupación se centra en evitar toda actuación que coloque a estos colectivos ante un riesgo elevadísimo de contagio, dada su vulnerabilidad”, rezaba la carta que Bartomeu envió ayer a Pere Aragonés, presidente de la Generalitat en funciones.

Pero la Generalitat descartó que hubiera tal impedimento. Por eso propuso a sus directivos presentar la renuncia este martes. La propuesta se aprobó sin discusión, poniendo fin a una etapa en el club que arrancó hace seis años.

GESTIÓN A LA BAJA

El ya expresidente del Barça llego tras la renuncia de Sandro Rosell en 2014. Tras lograr el triplete en 2015 -su mayor éxito deportivo- lo ratificaron. Esas elecciones dieron paso a un periodo de cinco años en lo que ha habido más sombras que luces en todos los ámbitos del club. 

El capítulo que sentencia su salida es, más allá de la peor derrota deportiva del club ante Bayern Munich, el divorcio con Lionel Messi, la máxima figura del club.

¿QUIÉN QUEDA A CARGO?

A partir de la renuncia oficial de Bartomeu y su junta directiva, el Barcelona quedará en manos de una junta gestora que, encabezada por Carles Tusquets, deberá convocar las elecciones a la presidencia en un plazo de entre 40 días y tres meses.

COMPARECE

El expresidente del Barcelona, en una comparecencia sin preguntas, comentó que la decisión se tomó “de manera serena y acordada” por todos los componentes de la directiva y cargó contra la Generalitat de Cataluña por no haber ofrecido “cobertura legal” a la petición del club de realizar el referéndum en diferentes sedes, para lo cual había solicitado quince días de plazo extra.

“Les pedíamos (a la Generalitat) cobertura legal, la misma que pidieron ellos al gobierno central, pero han decidido no dar lo mismo que han pedido. Han optado por lavarse las manos en una situación que les resulta incómoda”, afirmó.

Bartomeu dijo que el Barcelona no podía convocar la moción de censura en estas circunstancias. “Teníamos que preservar la salud de todo el mundo y no podíamos situarnos en la tesitura entre la salud y una votación. Por eso no convocamos a los socios y dimitimos”, insistió.

Aseguró que la directiva no abandonó después del 2-8 de Lisboa ante el Bayern Munich, en la Liga de Campeones, por sentido de la responsabilidad. “Lo más fácil era dimitir, irse después de aquella dolorosa derrota, pero había que tomar decisiones y todo ello en medio de una crisis mundial sin precedentes. No podíamos dejar el club en manos de una gestora con competencias limitadas”, indicó.

“¿Quién hubiera contratado a un entrenador o fichado a jugadores o asegurado la continuidad de Messi o adecuado los salarios? Como junta teníamos la obligación de hacerlo”, subrayó el ya dimitido presidente del Barcelona.

Bartomeu recordó que una dimisión anticipada hubiera provocado un vacío de poder en un tiempo en el que se tenían que tomar grandes decisiones.

“No queríamos huir pese al desgaste personal y se ha insinuado que teníamos cosas que ocultar y que teníamos miedo a avalar. Todo falso. Defendí que nuestra autocrítica nos hace más fuertes, pero lo que hemos vivido estos últimos meses pasa el límite. Se nos ha faltado al respeto, se nos ha amenazado, a mí, a mi familia y también a mis compañeros de junta”, dijo.

Bartomeu aseguró que ha sido “un honor servir al club”, tanto como directivo como siendo presidente y que siempre ha intentado ejercer el cargo “con honradez y responsabilidad”.

“Espero que próximamente se pueda cerrar la adecuación salarial de la plantilla, que si no se completa puede tener consecuencias graves (para la economía del club)”, manifestó.

Bartomeu anunció que el lunes se aprobaron los requerimientos para formar parte de una Superliga Europea de Clubes y recalcó que el Barça es “el mejor club del mundo en valor”.

“Eso lo hemos conseguido por delante de grandes magnates y estados, manteniendo el club en manos de los socios. Somos singulares y eso supone que no tengamos que repartir dividendos y que los beneficios se destinen a inversiones deportivas y patrimoniales. La solidez del club es indiscutible”, argumentó.

Afirmó, asimismo, que es el momento de pasar página y de que cada uno saque sus conclusiones. “Lo único que quiero es seguir disfrutando del Barça y los que vengan tendrán todo mi apoyo en el futuro. Somos los socios los que decidimos nuestro futuro y esta es nuestra grandeza”, dijo.

Comparte esta nota