EU busca trabajadores electorales bilingües para reflejar la diversidad del país

EU busca trabajadores electorales bilingües para reflejar la diversidad
Foto: AP

AP.- La organización nacional Mi Familia Vota ha estado involucrada durante mucho tiempo en temas de derechos de voto y otros asuntos de participación cívica, pero este año agregó una nueva iniciativa: reclutar trabajadores electorales bilingües.

El grupo con sede en Phoenix se está uniendo a organizaciones de defensa, organizaciones sin fines de lucro e incluso empresas en EU para tratar de persuadir a los más jóvenes para que trabajen en los lugares de votación, especialmente aquellos que son bilingües.

No te pierdas: La Carrera Electoral: Arranca el voto anticipado con largas filas

El coronavirus ha cambiado la forma en que los funcionarios electorales reclutan a los trabajadores electorales, que suelen ser mayores y, por lo tanto, más susceptibles a enfermarse gravemente por Covid-19.

Mediante campañas de reclutamiento digital y el respaldo de celebridades, varios grupos están vendiendo el papel como clave para la democracia. Empresas como Old Navy también se han sumado, ofreciendo a los empleados tiempo libre remunerado para trabajar en las urnas.

Eduardo Sainz, director estatal de Mi Familia Vota en Arizona, dijo que garantizar que los trabajadores electorales se puedan comunicar en español es fundamental incluso en un estado donde la mayoría de los votantes emiten sus boletas por correo o mediante buzones. Los votantes más nuevos, especialmente, parecen reacios a confiar su boleta al Servicio Postal.

“Una y otra vez, debido a las barreras del idioma o la intimidación, nuestra comunidad fue rechazada en las urnas“, dijo.

Lee también: La mayoría de los partidarios de Biden votará por correo; los de Trump, en persona: encuesta

El grupo ha hecho un llamado a sus seguidores en redes sociales y se ha asociado con la red de televisión Univision para alcanzar su objetivo de reclutar a 200 trabajadores electorales de habla hispana en los condados de Pima y Maricopa.

“Necesitamos asegurarnos de que cada votante obtenga su voto para ser contado y que ningún votante sea rechazado, y eso significa invertir y tener personas que sean culturalmente competentes y hablen varios idiomas”, dijo Sainz.

Eso será especialmente importante en un año en el que se prevé una participación récord de votantes latinos elegibles: unos 32 millones, según el Pew Research Center. Los datos del censo muestran que alrededor de 12.6 millones de latinos votaron en las elecciones generales de 2016, alrededor del 47% de los elegibles para votar. En Arizona, los latinos representan casi una cuarta parte de los votantes registrados.

Andria Bibiloni, una estudiante de derecho en Filadelfia, se convirtió en trabajadora electoral por primera vez durante las primarias de junio en Pensilvania después de recibir un correo electrónico de un grupo de defensa la noche anterior. El correo electrónico llegó a las 7:54 p.m., buscando desesperadamente a 100 trabajadores electorales debido a una escasez esperada. A las 6:30 de la mañana siguiente, Bibiloni, una puertorriqueña de Nueva York que habla español, estaba en su lugar de votación asignado.

Te recomendamos: Trump afirma que “podría construir 10 muros fronterizos” con el dinero ganado en demandas

Dijo que nunca pudo usar sus habilidades lingüísticas porque ningún votante pidió un traductor, pero aprendió cuánta ayuda adicional necesitan los votantes en las urnas.

Power the Polls, una organización sin fines de lucro que se asocia con grupos de todo el país, se lanzó en julio con el objetivo de contratar a 250 trabajadores electorales. A mediados de septiembre, 400 mil personas se habían inscrito, dijo Erika Soto Lamb, vicepresidenta de estrategia de impacto social en Comedy Central / MTV y cofundadora de Power the Polls.

Soto Lamb dijo que el grupo está trabajando activamente con organizaciones de defensa que llegan a poblaciones bilingües y diversas.

Incluso antes de la pandemia, los funcionarios electorales lucharon por atraer a los trabajadores electorales, que trabajan muchas horas por poco dinero. Más de dos tercios de ellos tienen 61 años o más, según un informe del Congreso. Muchos de ellos se han retirado este año, dado que las personas mayores son más susceptibles a enfermarse gravemente de coronavirus.

En el condado de Maricopa en Arizona, donde vive la mayoría de la población del estado, los funcionarios dijeron que necesitan unos mil 800 trabajadores electorales para las elecciones generales, pero se negaron a decir cuántos se han inscrito hasta ahora. Durante las primarias de agosto, casi el 25% de los mil 289 trabajadores electorales del condado eran bilingües; en la general de 2016, alrededor del 20% lo fueron.

Comparte esta nota