WWF ve riesgos económicos y de salud en América Latina por la pérdida de 94% de su biodiversidad

WWF alerta por perdida de biodiversidad en América Latina
Foto: AP

Por Isela Hinojoza

América Latina y el Caribe es la región con la mayor pérdida de biodiversidad en el mundo, con una reducción de 94% entre 1970 y 2016. Esto no sólo implica un significativo riesgo económico, sino que facilita la propagación de enfermedades infecciosas emergentes, como el Covid-19, alertó el miércoles el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Al presentar el informe Planeta Vivo 2020, Roberto Troya, director general de WWF en Latinoamérica, detalló que el planeta perdió 68% de su biodiversidad en ese mismo periodo.

Los principales factores de esta degradación son la pérdida de los ecosistemas (51.2%), la sobreexplotación de especies (21.8%), los efectos del cambio climático (12.5%), la introducción de especies invasoras (12.2%) y la contaminación (2.3%).

Te puede interesar: OCDE alerta por caída en producción económica global tras interrupción en la educación por Covid

A América Latina le sigue África, con una pérdida de 65% de sus ecosistemas; Asia, con 45%; América del Norte, con 33%, y Europa, con 24%.

María José Villanueva, directora de Conservación en México y Latinoamérica de WWF, dijo a Latinus que el cuidado y la preservación de los ecosistemas también es un asunto económico, ya que 50% del Producto Interno Bruto (PIB) global depende de los recursos naturales.

Villanueva añadió que un medio ambiente sano puede ayudar a evitar el desarrollo y propagación de virus y enfermedades, como es el caso de la actual pandemia de coronavirus.

“El planeta muestra claras señales de deterioro y esto permite que las enfermedades avancen, como es el caso del Covid-19”, señaló.

No te pierdas esto: La pérdida del gusto y el olfato por Covid-19 afecta más a pacientes no hospitalizados: estudio

Agricultura, responsable de 80% de la deforestación mundial

La producción de alimentos es la responsable del 80% de la deforestación a nivel mundial, debido al cambio de uso de suelo para la creación de cultivos, señaló el Fondo Mundial para la Naturaleza en su informe.

La organización informó que casi tres cuartas partes del agua potable del mundo se destina a la agricultura y esta actividad es responsable del 29% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, ha implicado la pérdida de 70% de la biodiversidad terrestre y 50% de la marina.

La directora de Conservación de WWF para México y Latinoamérica señaló que una forma de garantizar la soberanía alimentaria de las poblaciones, sin necesidad de involucrar la degradación del suelo, es apostar por la producción de alimentos con apoyo de la tecnología.

“Con la tecnología se puede echar mano de zonas altamente degradadas, sin la necesidad de reclamar nuevos espacios para la agricultura. Podemos recuperar suelos y que esas áreas productivas puedan ayudar a la conectividad de las áreas naturales”, comentó Villanueva.

Troya añadió que las comunidades indígenas y los pueblos originarios fungen como los “principales custodios” de los ecosistemas, por lo que su presencia ayuda a reforzar el cuidado del medio ambiente y la preservación de las especies en gran parte del mundo.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota