J&J aplicará en México la fase 3 de su candidata a vacuna contra el Covid-19

Sin EU ni China, 156 países se suman al plan de la OMS para desarrollar y distribuir vacuna contra Covid-19
Foto: EFE

Reuters.- Johnson & Johnson buscará 20 mil voluntarios en México y otros países de América Latina para la etapa avanzada de ensayos de su vacuna contra el Covid-19, un tercio del total planeado, dijo a Reuters uno de sus jefes de salud pública en la región.

Josue Bacaltchuk, vicepresidente de Asuntos Médicos para América Latina de Janssen, la unidad belga de Johnson & Johnson que desarrolla el prototipo, apuntó que los países que albergan los ensayos probablemente también tendrán acceso preferencial a las vacunas una vez que estén listas.

Lee también: La vacuna rusa contra Covid-19 podría llegar a México en octubre para los ensayos de fase 3: Ebrard

“Esperamos la mayoría en Brasil porque es el país más grande y también el más afectado por la pandemia, por lo que esperamos mucha gente voluntaria, pero también esperamos números altos en Colombia y también en Argentina”, señaló Bacaltchuk.

“Es la intención de la empresa priorizar los países que contribuyen al desarrollo de la vacuna y que tendrán pacientes participando en los ensayos”, agregó durante una entrevista el jueves.

La vacuna de J&J es una de las más de cien que se están desarrollando en todo el mundo en respuesta a la pandemia, que ha infectado a casi 26.5 millones de personas y ha provocado unas 869 mil 323 muertes. América Latina es actualmente el epicentro.

La farmacéutica realiza pruebas en Estados Unidos y Bélgica, y agregó a Chile, Argentina y Perú a una lista de países latinoamericanos donde planea realizar ensayos de fase 3 junto con Brasil, Colombia y México.

Lee también: Autoridades alertan sobre el aumento de casos de Covid-19 en universidades de EU

Sus ensayos a nivel mundial incluirán 60 mil  voluntarios

América Latina tiene un alto número de casos, lo que la convierte en atractivo para los desarrolladores de vacunas, ya que es más fácil obtener resultados confiables de ensayos en áreas con altas tasas de transmisión e infección activas.

Bacaltchuk dijo que la decisión de difundir los ensayos tan ampliamente fue motivada en parte por el desafío de asegurar un número suficiente de voluntarios en una región llena de otras compañías farmacéuticas que prueban sus propios prototipos.

“Vamos a una cantidad de centros que es más alta que las otras empresas para cubrir geografías que no están cubiertas por los otros estudios”, acotó.

Agregó que la respuesta de los voluntarios en la región ha sido “bastante positiva” y espera que continúe.

“Esto está afectando a todos y seguirá impactando incluso después de que esto termine, las consecuencias continuarán, por lo que debemos intentar detenerlo lo antes posible”, comentó.

Comparte esta nota