LatinUs

Jacob Blake no puede mover las piernas tras los disparos que recibió de la policía, informó su padre

Jacob Blake quedó paralizado por los disparos que recibió de la policía
Foto tomada de video

AP.- Un hombre afroamericano que recibió varios disparos, aparentemente en la espalda, por la policía en Wisconsin está paralizado de la cintura para abajo y tiene “ocho agujeros” en el cuerpo, dijo el padre de la víctima Jacob Blake.

El tiroteo a plena luz del domingo por la policía en Kenosha, capturado en un video de un teléfono celular que se difundió rápidamente en redes sociales, desató nuevas protestas por la injusticia racial en varias ciudades. Los hechos se producen tres meses después de que la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis desencadenara manifestaciones en Estados Unidos y un ajuste de cuentas más amplio sobre la raza.

Lee aquí: Policía de Wisconsin dispara por la espalda a afroamericano; desata protestas

El padre de Blake, también llamado Jacob Blake, le dijo al Chicago Sun-Times en una historia publicada este martes que no sabía si la parálisis de su hijo de 29 años sería permanente. El hombre viajaba desde Carolina del Norte para estar con su hijo, quien está siendo tratado en un hospital de Milwaukee.

“Quiero poner mi mano en la mejilla de mi hijo y besarlo en la frente, y luego estaré bien”, dijo el padre al periódico. “Lo besaré con mi cubrebocas. Lo primero que quiero hacer es tocar a mi hijo”.

El padre de Blake dijo que se enteró el domingo por la noche que los oficiales le habían disparado a su hijo ocho veces y poco después vio el video, que parece mostrar a su hijo recibiendo un disparo por la espalda.

Ben Crump, un abogado de derechos civiles que representa a la familia, dijo que tres de los hijos de Blake, de 3, 5 y 8 años, estaban en el automóvil en el momento del tiroteo. Crump programó una conferencia de prensa el martes por la tarde en Kenosha con los miembros de la familia de Blake para abordar el tiroteo.

Te puede interesar: Biden pide una investigación “inmediata y transparente” en el caso de Jacob Blake

Los agentes responsables fueron puestos en licencia administrativa, que es una práctica habitual en esos casos. Las autoridades no dieron a conocer detalles sobre ellos y no respondieron de inmediato a las solicitudes de sus registros de servicio.

Manifestaciones por Jacob Blake

Desde el tiroteo, la ira se ha derramado en las calles de Kenosha y otras ciudades, incluida Los Ángeles, la capital de Wisconsin de Madison y en Minneapolis, el epicentro del movimiento Black Lives Matter este verano después de la muerte de Floyd.

Cientos de manifestantes desafiaron un toque de queda el lunes por la noche, en el centro de Kenosha. Algunos prendieron fuego a edificios, automóviles y contenedores de basura, arrojaron botellas y dispararon fuegos artificiales y luego se enfrentaron con agentes antidisturbios, incluidos 125 miembros de la Guardia Nacional de Wisconsin, que lanzaron gases lacrimógenos mientras custodiaban el juzgado.

Foto: AP

Una cuadra de la ciudad fue acordonada el martes para que las autoridades pudieran inspeccionar los daños. Varios escaparates quedaron gravemente dañados. El humo llenó el aire y la visibilidad era baja ya que los bomberos usaron cañones de agua en edificios aún humeantes.

Lee también: Figuras del deporte expresan su indignación por el tiroteo a Jacob Blake

“Nadie se merece esto”, dijo Pat Oertle, propietario de Computer Adventure. Se robaron computadoras y la tienda fue “destruida”, dijo.

Legisladores reaccionan al caso de Blake

Más temprano el lunes, cuando el alcalde de Kenosha, John Antaramian, trasladó una conferencia de prensa de un parque al interior del edificio de seguridad pública, una multitud corrió hacia el edificio y una puerta se rompió antes de que la policía antidisturbios rociara con pimienta a la multitud.

El senador estadounidense Ron Johnson y el representante estadounidense Bryan Steil, ambos republicanos, pidieron al gobernador demócrata Tony Evers que haga más para sofocar los disturbios. Steil dijo que solicitaría asistencia federal si fuera necesario.

Un legislador del estado de Wisconsin dijo que Evers y el vicegobernador Mandela Barnes, quien es afroamericano, alentaron la violencia con sus comentarios después del tiroteo.

“No pidieron la paz. No alentaron la calma”, dijo el senador estatal republicano Howard Marklein. “Animaron a la gente a sacar conclusiones precipitadas y tomar medidas negativas”.

Te recomendamos: Reportan segunda jornada de protestas en Wisconsin por el caso Jacob Blake

Evers se apresuró a condenar el tiroteo en Kenosha y el lunes pidió a la Legislatura controlada por los republicanos que aceptara un paquete de proyectos de ley de reforma policial en una sesión especial la próxima semana. Pero los republicanos no mostraron interés en hacer eso.

En Madison, alrededor de 500 manifestantes marcharon hacia el Capitolio estatal el lunes por la noche, y algunos rompieron ventanas, robaron de las tiendas y rociaron graffiti en el camino. La policía usó gas lacrimógeno y gas pimienta contra la multitud y seis personas fueron arrestadas, según la policía de Madison.

En Minneapolis, 11 fueron arrestados después de romper ventanas en la cárcel del condado el lunes por la noche. Un oficial de policía sufrió una fractura en la mano en un altercado con manifestantes, dijo el departamento del alguacil.

Foto: AP

La policía de Kenosha, una ciudad de unos 100 mil habitantes, dijo que respondían a una llamada sobre una disputa doméstica cuando se encontraron con Blake el domingo.

El hombre que dijo grabar el video en el que aparece Blake, Raysean White, de 22 años, dijo que vio a Blake pelearse con tres oficiales y los escuchó gritar: “¡Suelta el cuchillo! ¡Suelta el cuchillo! “Antes de que estallaran los disparos. Aseguró no haber visto un cuchillo en las manos de Blake.

En las imágenes, Blake camina desde la acera alrededor de la parte delantera de su camioneta hasta la puerta del lado del conductor mientras los oficiales lo siguen con sus armas apuntando y gritando. Cuando Blake abre la puerta y se inclina hacia la camioneta, un oficial agarra su camisa por detrás y abre fuego mientras Blake le da la espalda. Se pueden escuchar siete disparos, aunque no está claro cuántos golpearon a Blake o cuántos oficiales dispararon.

La policía no dijo si Blake estaba armado o por qué la policía abrió fuego. No dieron detalles sobre la disputa doméstica y no revelaron de inmediato la raza de los tres oficiales en el lugar.

El Departamento de Justicia de Wisconsin está liderando la investigación sobre el tiroteo, que se espera que tome varias semanas.

Comparte esta nota