Messi se come un ‘flan’ napolitano y el Barça va por el plato fuerte

Messi venció a Ospina con una gran jugada individual. (Foto: Reuters)
Messi venció a Ospina con una gran jugada individual. (Foto: Reuters)
Messi volvió a tomar las riendas y le dio el pase al Barcelona a cuartos de final de la Champions, gracias al 4-2 global.

Messi volvió a tomar el mando del Barcelona y en un primer tiempo de locos generó las opciones de gol para el 3-1 final, 4-2 global, y aunque no fue propiamente un ‘flan’ napolitano, su rival solamente amenazó cuando el juego estaba decidido.

El Barcelona salió sin mucha presión, gracias a la ventaja que obtuvo en la ida, y fue el Napoli el que asumió la obligación de apretar. 

Con tres llegadas en los primeros minutos, la tónica que llevaría el juego estaba clara. Pero luego llegaría el concierto azulgrana.

Al minuto 10, el 1-0, obra de Lenglet, quien remató un tiro de esquina. La ventaja en el global regaló mucha tranquilidad a los de Setién.

Con la ventaja para el Barcelona, Messi se mostró más suelto para devorar el ‘flan’ napolitano. Y al 23 logró el 2-0 (3-1 global) al entrar por la derecha y definir con un tiro pegado al poste izquierdo.

Parecía Messi que tendría el 3-0 al 30, pero se anuló por una supuesta mano que se marcó gracias al VAR.

Ahí fue cuando el juego se descontroló. Messi recibió una falta de Koulibaly dentro del área, y entre la revisión del VAR y la atención a Leo pasaron cinco minutos.

Suárez concretó el penalti y parecía que no habría más sobresaltos con el 3-0 (4-1 global).

Antes de irse al descanso, Mertens recibió falta en el área e Insigne le dio una breve esperanza al Napoli con el 4-2 global.

SEGUNDO TIEMPO PARA OLVIDAR

La segunda parte fue todavía más desordenada que la primera. El Barcelona bajó la revolución y el Napoli buscó por todos los medios amenazar a Ter Stegen.

Fue hasta el minuto 70 que Gattuso decidió meter al ‘Chucky’ Lozano, quien tuvo una oportunidad en dos remates de cabeza y nada más.

INVICTO Y CON BUEN SEMBLANTE

El Barcelona se aseguró su decimotercera participación consecutiva en los cuartos de final de la Champions League.

El conjunto azulgrana no cae antes de esta ronda desde la temporada 2006-2007, cuando el Liverpool lo eliminó en octavos de final después de vencer por 1 a 2 en el Camp Nou y perder tan solo por 0 a 1 en Anfield en pleno declive del Barcelona de Frank Rijkaard y Ronaldinho.

Desde entonces, acumula tres títulos de campeón (2009, 2011, 2015), cinco semifinales (2008, 2010, 2012, 2013, 2019) y cuatro cuartos de final (2014, 2016, 2017, 2018).

La comparación con su máximo rival, el Real Madrid, muestra la regularidad que el Barcelona ha mantenido durante estos últimos trece años. En este mismo periodo, el conjunto blanco conquistó una Champions más, cuatro (2014, 2016, 2017, 2018), pero cayó en cinco ocasiones en los octavos de final (2008, 2009, 2010, 2019, 2020).

En el resto de temporadas su eliminación tuvo lugar en semifinales (2011, 2012, 2013, 2015).

Por otro lado, con la victoria ante el Nápoles el Barcelona encadena 36 partidos sin perder en el Camp Nou en Champions League. El último resbalón fue en el partido de vuelta de semifinales del 2013 ante el Bayern de Múnich, cuando el equipo entrenado por Tito Vilanova dijo adiós a la competición al caer por 0 a 3 sin Leo Messi, lesionado en el banquillo.

Así, el Barcelona sigue ampliando la mejor racha histórica de la competición de un equipo como invicto en casa una vez ya superó los 29 encuentros del Bayern logrados entre 1998 y 2002.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota