OMS desmiente texto viral sobre pedofilia y prostitución infantil

oms-desmiente-texto-viral-sobre-pedofilia-prostitucion-infantil
Foto: Shutterstock

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ve “normal” la pedofilia, a la que incluye como trastorno mental en su clasificación internacional de enfermedades, ni fomenta legalizar la prostitución infantil, en contra de lo que asegura un extenso texto viralizado en redes sociales 

En los últimos días se propagó con una elevada difusión internacional a través de redes sociales un artículo publicado por un bloguero en su página web y en un portal digital peruano con el título Ya es oficial: La OMS toma en cuenta la pedofilia como “normal”. 

Lee también: Aumenta la búsqueda de pornografía infantil en internet durante confinamiento

El texto, que en Facebook acumula ya en sus distintas versiones más de 2.5 millones de visitas, afirma que la Organización Mundial de la Salud “aboga por sexualizar a los niños“, presiona para despenalizar la prostitución infantil y no se opone a la retirada de la pedofilia de su “lista de trastornos mentales”.

En este punto, sostiene que el “movimiento” MAP (“Minor-Attracted Person” o “Persona Atraída por Menores”) ha “hecho pública” su intención de que la pedofilia salga de esa lista de enfermedades y la OMS “no se ha pronunciado aún para repudiar estas intenciones”.

Entre otros argumentos que supuestamente respaldarían sus tesis, el autor del artículo cita un documento de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), “uno de los principales socios y contribuyentes de la OMS“, que, según el bloguero, defiende la sexualidad como “un aspecto central del ser humano” incluso en el caso de “niños pequeños o bebés”.

El IPPF estaría “haciendo ‘lobby’ para reducir la edad de consentimiento sexual en todo el mundo”, subraya además el autor del texto, que advierte de que el “movimiento MAP” confía en lograr de la OMS una normalización de la pedofilia porque “en 1973 la Organización Mundial de la Salud removió la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales”.

DATOS: En realidad, la OMS sigue clasificando la pedofilia como trastorno mental y rechaza la prostitución infantil y los abusos sexuales a menores. Tampoco hay evidencias de que un movimiento de “personas atraídas por menores” haya pedido a la Organización normalizar la pedofilia.

Fuentes de la OMS consultadas por EFE han subrayado que “la pedofilia todavía se clasifica como un trastorno mental en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE)”, tanto en su décima revisión (CIE-10), actualmente en vigor, como en la undécima (CIE-11), que entrará en vigor el 1 de enero de 2022.

En la CIE-11, el denominado “trastorno pedofílico” se describe como “un patrón sostenido, focalizado e intenso de excitación sexual, que se manifiesta con pensamientos, fantasías, deseos intensos o conductas sexuales persistentes que involucran a niños o niñas prepúberes”.  

En la exposición de sus principios para combatir la violencia contra los niños, la OMS incluye el abuso sexual y la explotación comercial entre las prácticas propias del maltrato infantil, al que define como “los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años”.

Sus normas internas prohiben el sexo con menores de 18 años

Además, en las disposiciones de su código ético “para prevenir y responder a la explotación y los abusos sexuales“, la OMS “prohíbe estrictamente la actividad sexual con niños (personas menores de 18 años), independientemente de la edad mínima de libre consentimiento o a la que se alcance la mayoría en el país de que se trate”.

“No se puede alegar como defensa el desconocimiento de la edad del niño”, añade la organización en este código ético.

Te puede interesar: OMS crea comité para investigar el manejo de la crisis por Covid

El autor del artículo viralizado en redes, el venezolano Leonardo Brito, que se presenta en Twitter como “soldado de Jesucristo” e “intérprete médico profesional”, afirma asimismo que la OMS y la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF) “están presionando para legalizar la prostitución o el trabajo sexual infantil“.

Para ello se remite a la web de Decriminalize Sex Work (DSW), una ONG estadounidense cuyo objetivo apoya la OMS, pero porque no es despenalizar la prostitución infantil, sino la prostitución consentida de adultos en EU. 

Y la propia OMS argumenta así su apoyo a este objetivo: “Despenalizar el trabajo sexual podría conducir a una reducción del 46% en las nuevas infecciones por VIH en trabajadoras sexuales durante 10 años”. La OMS “apoya a los países para abordar estas barreras estructurales y garantizar los derechos humanos de las trabajadoras sexuales”.

“MAP”, el término usado por las ONG que trabajan contra el abuso infantil

En cuanto a la supuesta reivindicación hecha pública por un “movimiento MAP” para que la OMS retire la pedofilia de su lista de trastornos mentales, no hay evidencia alguna sobre la existencia de esa petición o ese movimiento. “Persona atraída por menores” o MAP es en realidad “un término ampliamente reconocido en la comunidad mundial de investigación y tratamiento de delincuentes sexuales“. 

Así lo explica en su web The Global Prevention Project, organización especializada en prevenir el abuso infantil mediante tratamientos de salud mental y asistencia psicoeducativa a personas con comportamientos sexuales que son ilegales pero que no han llegado al contacto físico.

MAP no es un término que se utilice “para cambiar el nombre a los pedófilos o para vincularlos a la comunidad LGBTQ”, aclara The Global Prevention Project, sino un término descriptivo general que engloba a los individuos atraídos por niños prepúberes (pedófilos), por niños pubescentes, de 11 a 14 años (hebéfilo) o por niños postpubescentes, a partir de 15 años (efebófilos).

Consultadas por EFE sobre la posibilidad de que algún movimiento  o colectivo de pedófilos haya defendido la exclusión de la pedofilia del listado de enfermedades de la OMS, fuentes de The Global Prevention Project afirman que en esta organización no han oído semejante reivindicación y añaden: “No sabemos quién está haciendo tales afirmaciones”.

Con información de EFE

Comparte esta nota