Ex jugador de NFL, Donald Caldwell, es asesinado en Tampa

Donald Caldwell. (Foto: Twitter).
El ex receptor recibió varios impactos de bala; se desconoce aún el móvil o la identidad del autor del crimen.

Donald “Reche” Caldwell, quien pasó siete temporadas en la NFL como receptor abierto, tras una carrera colegial estelar en Florida, fue asesinado en su ciudad natal de Tampa, Florida, este sábado por la noche, de acuerdo con la policía.

Caldwell lideró a los Lagartos a un campeonato de la SEC en el 2000. Fue seleccionado en la segunda ronda del Draft de la NFL de 2002, por los Cargadores de San Diego en ese entonces. Jugó ahí hasta 2005, para luego firmar con los Patriotas de Nueva Inglaterra en 2006. Ese año fue el receptor líder del equipo con 760 yardas.

Estuvo en la escuadra de Bill Bellichick la siguiente temporada baja, donde se cruzó con Wes Welker, hasta ser liberado al final de la pretemporada.

“La sonrisa y actitud de Reche eran contagiosas. Mis pensamientos y oraciones están con Bubba Caldwell y su familia”, publicó Welker.

Caldwell estuvo después un año con los Pieles Rojas de Washington en 2007 y participó en los campos de entrenamiento de los entonces Carneros de San Luis en 2008.

En 71 juegos de carrera, atrapó 152 pases para 1,851 yardas por recepción y 11 touchdowns.

Caldwell volvió a su ciudad natal, Tampa, y batalló para encontrar su camino después del futbol. Abrió una compañía de planeación de eventos y fue entrenador de futbol de manera voluntaria, aunque aún sentía un vacío en su vida. Su hermano y compañero con los Gators y receptor abierto, Andre “Bubba” Caldwell comentó alguna vez que su hermano vivía atormentado por los pases que dejó caer en el Juego de Campeonato de la AFC en enero de 2007, donde los Patriotas perdieron 38-34 con Indianápolis.

“La manera en que ese juego lo hundió como un hijastro no deseado, realmente lo lastimó mentalmente y lo persiguió”, dijo Andre.

En 2014 fue arrestado por posesión de droga y por intentar vender, cargos por los que fue sentenciado a 27 meses en una prisión federal y tres años de libertad condicional. En enero de este año, se declaro culpable a un cargo de conspiración de cometer fraude ante el sistema de salud, junto a otros compañeros de la NFL, quienes presentaron reclamos de seguro falsos por 4 millones de dólares a lo largo de 18 meses. Sería sentenciado este mes.

Vídeo recomendado

Comparte esta nota