Falta de personal capacitado pone en riesgo a pacientes con ventiladores

personal-capacitado-ventiladores-covid-19
Foto: EFE

Por Ana Lucía Hernández

Especialistas advierten que no basta con tener ventiladores mecánicos para casos graves de Covid-19; los pacientes podrían estar en riesgo si los respiradores no son manejados por personal capacitado.

“Tienen que ser hospitales de primer nivel, hospitales que tengan una terapia intensiva ya funcionando, no puede ser que un terapia intensiva empiece de un momento a otro. Si son hospitales de segundo nivel o clínicas de asistencia de salud, que les dan camas y los convierten en Covid, y ahí no habían tenido terapias intensivas, entonces es cuando tienen problemas”, asegura Francisco Moreno, médico internista e infectólogo del Hospital ABC.

“Supimos que en Morelos 80% de los intubados fallecen, nosotros tenemos más o menos un 3% de mortalidad en intubados, que es muy bajo. Estamos viendo que aquí en México prácticamente 40% de los pacientes requieren intubación, por eso es tan importante tener los ventiladores y más importante aún, saberlos manejar”, agrega.

Lee también: En plena pandemia, rentan autos del año para funcionarios

5 de cada 100 enfermeros son especialistas en cuidados intensivos

Óscar Cabrera Avendaño, presidente de la Federación Latinoamericana de Enfermería en Cuidados Intensivos, FLECI, señala que la formación del personal juega un papel importante en contextos como el de la pandemia de Covid-19. “Para los enfermeros no solo es administrar medicamentos sino trabajar con tecnología, monitores, máquinas que permiten la respiración de los pacientes, saber cómo están del corazón”, dijo en entrevista para LatinUs.

Asegura que cuando se trata de pacientes graves, una enfermera puede atender hasta seis personas al mismo tiempo, dependiendo la complejidad de los casos; pero que en el caso de terapia intensiva, una enfermera especialista solo debe atender a dos pacientes.

El problema es que en México sólo 5% del personal de enfermería está especializado en terapia intensiva. “Uno de los datos que tenemos más actualizados es de diciembre de 2018, de la Comisión Permanente de Enfermería, que es el órgano rector en México, para entonces teníamos 305 mil 204 enfermeras, de las cuales, 16 mil 207 son especialistas en cuidados intensivos”, señala Óscar Cabrera.

Distribución de Recursos Humanos de Enfermería con especialización. 2018

Fuente: www.cpe.salud.gob.mx

Ventilación mecánica, el rescate de pacientes graves

Francisco Moreno asegura que la “intubación requiere un entrenamiento, hay cuellos que son difíciles para intubar, después de eso hay que manejar correctamente la máquina, manejar los flujos; si le metes demasiado aire puedes reventar el pulmón, se llama barotrauma, si no le das la adecuada presión al oxígeno puede ser que, aunque esté conectado el ventilador, no llegues a tener concentraciones adecuadas de oxígeno y no sirva para nada”.

“A la hora que vas a quitarle el tubo tienes que hacer que el paciente comience a respirar por él. Lo tienes que ir, como decimos coloquialmente, destetando del respirador y eso puede tomar 24 o 48 horas. Si le quitas el tubo antes de tiempo, seguramente lo vas a tener que volver a intubar y eso es un riesgo”, agrega.

Los especialistas aseguran que la muerte de pacientes intubados con Covid-19 tiene causas muy diversas, entre ellas, el uso inadecuado de los ventiladores: “Depende principalmente de cómo llegue el paciente, depende de la disponibilidad de equipos, de la disponibilidad de personal especializado”, señala Cecilia Nahmad, residente de medicina interna.

Los médicos consideran imposible la capacitación exprés para el manejo de ventiladores mecánicos, pues la formación de los médicos dura años. “Son subespecialistas, ¿qué quiere decir?, que son médicos que hacen una especialidad, primero en medicina interna y después hacen medicina crítica o neumología y ellos son los que manejan ventiladores. Estamos hablando de que ellos tienen un entrenamiento completo de seis años, de los cuales, por lo menos dos, están dedicados únicamente a manejar ventiladores”, afirma Francisco Moreno.

Alto riesgo para el personal de salud

El Colegio Mexicano de Medicina Crítica señala que la intubación es uno de los procedimientos de mayor riesgo para médicos y personal de enfermería. En una guía de atención de paciente Covid-19 explica que al abrir la boca del paciente para introducir el tubo se exponen a una carga viral muy alta. Óscar Cabrera, presidente de la FLECI, asegura que “al abrir la vía aérea se genera aspersión de líquidos y estas gotitas son las que hacen que exista un riesgo de contagio altísimo si no se tiene el equipo de protección adecuado”.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria por Covid-19, médicos y enfermeras de todo el país han salido a las calles a protestar por la falta de equipos de protección. En plena fase tres de la pandemia, la Unión de Trabajadores por la Salud de México realizará un paro activo el próximo lunes primero de junio para exigir que las autoridades dejen de exponerlos y les entreguen material de protección. Entre otras cosas, para realizar procedimientos como la intubación.

Trabajadores del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) protestan por falta de material de protección. Foto: EFE

López-Gatell sabe del riesgo desde 2009

En el artículo titulado “La pandemia de 2009 en México: experiencia y lecciones sobre políticas nacionales de prevención contra la influenza estacional y epidémica”, firmado por el ex secretario de salud, José Ángel Córdova Villalobos y por Hugo López-Gatell, actual subsecretario de salud, se señala que:

“La capacidad de reacción de los hospitales se vio limitada por la falta de competencia para atender a los pacientes con ventilación mecánica, no solo dentro de las unidades especializadas, sino también por la falta de preparación para expandir estas capacidades en los hospitales de referencia”.

Y reconoce el riesgo que significa dotar de ventiladores a personal no especializado:

“Hay pocos especialistas médicos y técnicos con las habilidades para manejar la ventilación mecánica. La improvisación de la atención con personal no capacitado a menudo causa más daño que bien”.

El artículo enfatiza que la experiencia de México durante la pandemia de influenza A-H1N1 serviría como preparación para futuras pandemias. Sin embargo, en la actual emergencia sanitaria el gobierno federal reaccionó tarde: 40 días después de declarar la fase por Covid-19, con 87 mil 512 contagios confirmados y 9 mil 779 muertes, sigue esperando a que le surtan ventiladores mecánicos.

Comparte esta nota