América no registrará a Nico Castillo para el próximo torneo y se duda que pueda volver a jugar

Nico Castillo, en una práctica con las Águilas. (Foto: Mexsport).
• Las Águilas no pretenden correr riesgo alguno con el chileno, que está en pleno tratamiento especial por la trombosis que sufrió, y de entrada no cuentan con él para el Apertura 2020.

Zaritzi Sosa

La carrera del delantero del América, Nicolás Castillo, está en el aire, pues de momento no existe una certeza médica que defina si podrá volver a jugar futbol profesional. 

El chileno ha tenido un año muy complicado, ya que tuvo que someterse a una operación del recto femoral el 29 de enero pasado, la cual derivó en una trombosis que puso en peligro su vida.  

Está enfermedad lo mantendrá casi por un año con tratamiento especial, que debe seguir al pie de la letra, primero por su salud, y después para que los médicos valoren si es posible que vuelva a jugar futbol. 

Es por ello que la directiva de las Águilas no lo registrará para el Apertura 2020, ya que ocuparía una plaza de extranjero, cuando estaría en plena etapa de recuperación. 

Cabe recordar que son 12 los no nacidos en México con los que cuenta Miguel Herrera, y serán solo 11 los que pueda tener cada equipo a partir de la siguiente temporada. 

La directiva azulcrema también analiza que ante la incertidumbre sobre si Nico podría volver o no a las canchas debido a la trombosis, bajo ningún motivo pondrán en riesgo su vida.

El andino tiene dos años más de contrato con las Águilas, y en un momento determinado buscarían llegar a un acuerdo con el jugador para que continúe con su tratamiento, pero bajo la advertencia de que no regresará hasta que exista el aval médico. 

Si en este tiempo llegara una oferta por el jugador o éste manifestara su deseo de marcharse, el club estaría abierto a una negociación.

La trombosis son coágulos de sangre que se forman en una vena o arteria, por lo que su tratamiento requiere de anticoagulantes en la arteria, que en el caso de Castillo ya presenta una lesión, así que a lo largo de su vida deberá estar bajo revisión permanente. 

El 13 de febrero pasado, cuando el delantero ya se encontraba en su casa tras la operación, presentó sangrado en la pierna que fue intervenida días antes, y tuvo que volver al quirófano, a una cirugía complicada que ponía en riesgo su salud. 

Después de 41 días, el 25 de marzo por fin pudo salir del nosocomio para continuar su recuperación en casa. 

Actualmente, Nico se encuentra en Acapulco, realizando recuperación con el kinesiólogo del club, Christian Mota. 

Vídeo recomendado

Comparte esta nota